Final de diario

    4 0

    Ésta es una cama que permanecerá por un tiempo más y no como las usadas en el viaje. Aquellas, ya sólo en el recuerdo, siempre eran caducas, una semana a lo sumo, dos en contadas ocasiones.  Lo primero que hice al despertar fue mirar por la ventana. Ahí estaba Barcelona, pero ¿Qué es la ciudad ahora? Pero sobre todo ¿Qué ha cambiado en ella, en mí, en ellos?

    Recuerdo la pantalla de información. El icono del avión avanzaba como en el tablero de un juego. Estábamos volviendo. Abajo estaban las nubes y todo lo que es la realidad pero que desde tan arriba no lo parece. Yo me sentía estrecho en el pequeño espacio de ese avión que se iba moviendo por el mapamundi de nuestro retorno.

    fin-del-vuelo

    En el aeropuerto de El Prat fue extraño. Tal vez fue por tantas horas sin dormir en el avión. Un aeropuerto tampoco ayuda mucho, siempre me ha parecido que tienen más de ilusión que de realidad. Los abrazos con los padres y recuperar las charlas que quedaron en suspenso. Escucho “Live of Mars” y me entran ganas de llorar pero luego escucho “Rebel, rebel” y se me pasa y no encuentro mejor forma de definir el estado de ánimo de hoy que empiezo a volver. Hago una lista de tareas, de artículos, de cartas pendientes, de lugares, de lecturas que quedaron interrumpidas porque no cabían en la mochila, de esperanzas, de sabores…

    • Buscar una mesa donde comenzar a escribir.
    • Salir a pasear sin cámara.
    • Conseguir un lápiz ahora que he vuelto a leer en papel.
    • “Periodismo narrativo” de Roberto Herrscher.
    • Nos hace falta dinero.

    Si no me atrevo a decirlo es que todavía no es el momento.

    Hoy dejaré de actualizar éste diario, pero eso no significa que deje de trabajar con él. Tengo que reconstruir todo lo vivido. La narración es convertir el mundo en tiempo y recuerdo. Su lectura ayudará, todas las entradas del diario de aquellos días. También están las fotografías, todos esos archivos de imágenes acumuladas como si nada en los discos duros.

    Por otro lado, comienzo un nuevo diario ¿Llevar un diario de la vuelta es también escribir de viajes? ¿Y cuándo acabará? ¿Cuándo se deja de volver? ¿Quiero hacerlo público?

    Dejo un titular como cierre, y no deja de ser, como mínimo, absurdo, cerrar con lo que se suele abrir:

    “Llegan al fin del mundo después de 20 meses de viaje”

    ARTÍCULOS SIMILARES

    4 COMENTARIOS

    1. Nunca se deja de volver porque nunca se deja de soñar con el viaje. Con el viaje que fue y con el que será.
      Mientras tanto, los pobres mortales, nos consolamos leyendo y releyendo esas aventuras del viajero que nos ha dado alas también a nosotros.
      Un abrazo
      Rosa

    Deja un Comentario