Bogotá en blanco y negro

    0 0

    Con Bogotá llegó el invierno de nuevo. Toda una suma de detalles hace de ésta una ciudad que forma parte de “Las ciudades invisibles” recopiladas por Italo Calvino en ese libro de ficción que es compendio de realidades urbanas. Yo a Bogotá la he visto en blanco y negro. El eco está en todas partes, que dice  Manuel Rocha Iturbide. También lo está en todas partes en Bogotá, y es en blanco y negro.

    A veces pienso que la vida es falsa. Que no puede haber belleza en dos mendigos alimentando palomas ¿O son ellas a ellos? Que no puede haber belleza en toda la suerte tendida en manteles y loteros tomando tinto en una esquina, que no puede ser que el óxido de las paredes, que los cables tendidos y las ventanas tapiadas, que el loco del crack y el de los cartones… A veces pienso que la vida es falsa, que no puede haber belleza en todo eso, pero sí la hay. Es el eco que está en todas partes en Bogotá, y es en blanco y negro.

    las palomas

    Viajo. Estoy en Bogotá. Los chicos entran en el Transmilenio y cantan rap, cuentan la vida de la ciudad. Le di a una mendiga una manzana. Ella pedía cien pesitos, la manzana me había costado mil pesos. Un poli poca cosa me acompañó un rato, me indicó las zonas rojas de la ciudad. Ten cuidado aquí te roba, los pelaos van a consumir aquí. Bogotá, tan de pobres y tan de ricos, o como se diría hoy en día, ciudad de contrastes. Sí, pero insisto, en blanco y negro y bella en el eco. La ciudad está empapelada. Y hay secretos pintados en sus paredes. Sólo hace falta mirar bien ¿Y sabes? La carrera siete cambia a cada instante. Cuando vuelves por ella, de noche, paseando, no es la misma que dejaste atrás por la tarde. Me gustó el Museo de Botero. Al poli poca cosa no le gusta su trabajo, me dice que le enferma. Leo. Estoy intentado explicar que esto es Bogotá. Al menos como yo la veo. En blanco y negro, pero hermosa como las ciudades latinoamericanas, que son de verdad y no como los parques de atracciones de los centros de las ciudades europeas ¿Consigues escuchar el eco como yo?

    Hay librerías ¿Cómo no me va a gustar Bogotá? Su cielo también cambia a cada instante. Salimos de casa… Sí. Eso es. Salimos de casa. En cualquier lugar logramos ser. Ya no somos en función de lo que tenemos (de eso me di cuenta duchándome: El agua caliente caía sobre mi piel, casi era demasiado caliente, pero es que afuera hacía frío. Me sentía bien. Estaba a gusto. Pero esa ducha no era mi ducha, ni mi baño, ni mi casa; pero estaba bien. Yo era yo bajo el agua caliente). Ya no somos en función de lo que tenemos y por ello, en cualquier lugar logramos ser. Y en eso que salimos de casa, y lo hacemos con toda la ropa posible, porque el cielo en Bogotá también cambia a cada instante, justo como la carrera siete, y en cualquier momento necesitas la chaqueta, o la camiseta de manga larga, o la de manga corta, o una brújula nueva o, mejor, tira la brújula, escucha a Marco Polo contar al rey de los tártaros Kublai Kan todas las maravillas. El eco en blanco y negro.

    graffiti

    Estoy intentando explicar que esto es Bogotá; pero parece misión imposible, que el eco no se describe así como así. Bogotá… Me ha gustado esta ciudad. La he visto en blanco y negro. Incluso los jazmines en la terraza del Centro Cultural de Gabriel García Márquez los he visto en blanco y negro. Y desde allí se ve la calle más bonita, y escuché a alguien con una radio y sonaba una canción que decía que no había camino para llegar al cielo. Sí hay camino para llegar a ésta ciudad. Es la suma de pequeños secretos que se te van revelando a medida que paseas, como la puerta falsa donde comes chocolate con almojábanas, como las figuras que se esconden en los tejados de La Candelaria, como las palomas que acosan a Simón Bolivar, como el jarrón roto, las bocas en el Museo Botero, las campanillas de los vendedores, la madriguera del conejo y todos esos libros con tan bellas ediciones, la memoria, Macondo de pronto en el cruce de Avenida Jiménez, los graffiti en la Avenida de El Dorado… Todo Bogotá está en el eco, y es en blanco y negro.

    ARTÍCULOS SIMILARES

    0 0

    0 0

    NO HAY COMENTARIOS

    Deja un Comentario