Vivencias únicas: el futuro del turismo de lujo

0 0

Me lo decía Cris hace unos días, “no paramos de vender viajes a medida”. Me confirmaba así un dato que hasta entonces había leído en multitud de titulares: “El viaje de lujo no ha notado la crisis”. Hosteltur, el diario digital especializado en turismo, destacaba, según datos de la Consultora Global Blue, que a finales del año pasado España se había posicionado en el puesto número siete entre los principales destinos mundiales escogidos por los turistas de lujo.

¿Pero qué es el turismo de lujo?

Al contrario de lo que puede parecer, no estamos hablando de un turismo dado al exhibicionismo. Más bien, se trata de vivir experiencias memorables. Junto a la imagen tradicional de opulencia y glamour aparecen cada vez más nuevos usuarios que lo que buscan son vivencias exclusivas. Así, en el caso de un turista de lujo que quiera pasar un fin de semana esquiando en Pas de la Casa – Grau Roig (Andorra) no se contentará con un simple hotel, sino que buscará, por ejemplo, un hotel con spa que le ofrezca diversas actividades que acaben por redondear su jornada en las pistas.

El alojamiento: la clave del turismo de lujo

Según un estudio realizado por Condé Nast Johansens a cerca de 725 usuarios de sus guías, las características de la habitación donde alojarse es algo primordial para el viajero de lujo. Un 45% de los encuestados declaraba reservar la máxima categoría de suite disponible. Así, siguiendo con nuestro ejemplo, si quisiéramos pasar un fin de semana esquiando en el Pas de la Casa, buscaríamos un hotel de lujo en Grandvalira que nos pudiera ofrecer la mejor habitación posible.

En concreto, el gasto medio anual en alojamiento de estos turistas oscila entre los 3.465 € y los 6.295 € por persona, un importe muy superior al gasto medio anual del viajero habitual que visita España, que ronda los mil euros. Y el precio va acorde con las características de la habitación. Eso significará que nos ofrecerán habitaciones bien ubicadas, de diseño, con vistas a la montaña, habitaciones románticas, suites de 60 m2 si necesitamos más espacio, o habitaciones superiores adaptadas a familias, si es nuestro caso.

Tendencias del turismo de lujo

¿Y hacia dónde va este tipo de turismo?

  • El turista de lujo busca experiencias a medida que le ayuden a sentirse realizado y satisfecho en la búsqueda de la mejora personal. Así, por ejemplo, Maverick, una compañía de helicópteros americana ofrece por 3.500 dólares un paquete que el incluye vuelo desde Las Vegas al Parque del Valle de Fuego para realizar una clase de yoga de 75 minutos en un lugar sólo accesible desde el aire.
  • Cada vez más, se buscan vivencias fuera de la habitual. Como por ejemplo, la travesía a las profundidades del Titanic que ofrece la empresa Blue Marble Private.
  • Lujos que no sean exageradamente lujosos. Y aunque parezca una paradoja, se trata de algo lógico: lo que se busca en estos viajes es vivir una experiencia única o prestigiosa para expresar su propia personalidad, y no la opulencia de una marca. En muchos casos, se busca, incluso, la personalización total con hoteles pop-up en localizaciones sorprendentes totalmente cutomizados.
  • Vivir una sorpresa diaria. Cada vez más, se lleva eso de no tener planes totalmente cerrados, sino, más bien, dejar algo al azar, a la oportunidad. Improvisar es un lujo porque requiere tiempo. De ahí, el caso de la plataforma Recharge, que permite reservar habitaciones de lujo por minutos, a partir de los tres dólares por 60 segundos. ¿Qué a las tres horas ya te has cansado de la ciudad? Pues haces la maleta, pagas el tiempo de hospedaje y te vas.
  • El desarrollo tecnológico está permitiendo que las expectativas de personalización sean cada vez más radicales y únicas como, por ejemplo, que las preferencias individuales de tu alojamiento se adapten automáticamente a partir de una identificación biométrica o de aplicaciones como Journy, una app de conserjería para personalizar la estancia en función de tus gustos y preferencias.

En definitiva, cuando en la actualidad hablamos de turismo de lujo, de lo que estamos hablando es de una actitud frente a la vida y no tanto de un estándar.

ARTÍCULOS SIMILARES

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentario