Lo que cuesta es continuar

24 0

Suele decirse que lo que cuesta es comenzar, pero no siempre es así. En ocasiones, lo más difícil es continuar.

Hace tiempo que intentamos responder a una pregunta. Hicimos una lista en la que fuimos anotando las cosas a favor y en contra de seguir con este blog, como si en una lista pudiera haber una revelación. Javier Marías escribe en el primer tomo de “Tu rostro mañana”:

“Pensar una sola cosa, o divisarla, es algo, pero también es apenas nada, una vez asimilada: es haber llegado a lo elemental, a lo cual, es cierto, ni siquiera la mayoría alcanza. Pero lo interesante y difícil, lo que puede valer la pena y lo que más cuesta, es seguir…”

Pero cuesta seguir cuando has perdido el ánimo. A este espacio le ha ocurrido como cuando una casa deja de ser tu casa, cuando ya no la sientes tuya. Entras pero ni siquiera reconoces los objetos, que ya no son los de tu memoria, o que ya no quieres que sigan formando parte de ella. Y al principio intentas arreglar el asunto cambiando la distribución de los muebles, y luego te atreves con la pintura y el baño. Hasta que te das cuenta que no. Que la cosa no va por ahí. Que es que cuando te sientas en el sofá es como si te sentaras en el sofá de la casa de otra persona y no en la tuya.

Tal vez sería más fácil tirar todas las paredes y volver a comenzar. No limitarnos a los trucos de decoración. Más bien, hagamos una distribución nueva. Ahora la escritura es lo importante, y los viajes invisibles, y los libros que nunca traicionan, y no hay métricas para nada de eso. Tal vez ahí esté la forma de continuar, nos dijimos.

Yo me gano la vida escribiendo; mal, muy mal, porque las palabras salen baratas y porque hay pocas oportunidades. No me sirven de nada las palmaditas en la espalda. Ni lo mío es el branding personal. Ni los anuncios. Ni los blogtrips. Ni las reservas de hoteles. No puedo pagar cada poco para tener audiencia, ni seguidores -quiero lectores, no clientes-, ni para tener la mejor plantilla y el servidor que haga que lo que escribo vuele hasta el cielo de Google. Cris se gana la vida vendiendo viajes. Es su pasión. Es lo que lleva haciendo desde hace diez años. Eso somos ahora.

Y por eso el blog ya no nos sirve. Así que cerramos por obras. Este blog, de momento, se detiene aquí. A partir de hoy, tanto Cris como yo comenzamos a pensar en una nueva etapa. No sabemos qué tiempo nos llevará, por lo que hemos pensado que para seguir en contacto con vosotros vamos a usar la nueva newsletter. Ahí os hablaremos en la intimidad y no a grito de redes sociales.

Para seguir en contacto

* indicates required




Otras casas en las que escribo

A los que en algún momento disfrutaron leyéndome podrán seguir haciéndolo. No voy a dejar de hacer mi trabajo: no voy a dejar de escribir.

  1. De momento, publico en Viaje con Escalas, la revista de Arlene Bayliss. Ella me dejó un espacio para publicar y luego pasé a ser algo así como el redactor jefe que ayuda a que otros saquen brillo a sus propios textos. Me motiva trabajar con otros escritores y crear un espacio en el que lo importante sea cómo se narra el viaje.
  2. En Kamaleon Viajes, Rafa Pérez también me ha dado un espacio. En su revista he publicado varios artículos. Hace poco escribí uno al que dediqué mucho tiempo -es el tiempo que considero que debo invertir para intentar escribir lo mejor posible y no para conseguir un mejor SEO aquí-. En el artículo, precisamente, hablaba de Bruce Chatwin y de su voluntad de escritura y de movimiento.
  3. Este mes de diciembre publiqué en la revista Traveler de National Geographic mi primer artículo en papel y hacerlo en un lugar así fue como en alpinismo subir tu primer seis mil. También estuve trabajando en una aproximación a la idea del “camino” usando diferentes textos de la tradición literaria en la revista Otro Mapa.
  4. Vivo a toda letra otra pasión sin la que no habrían viajes ni escritura: los libros. Y lo hago en un sitio muy humilde pero en el que me siento muy a gusto: Vivir a toda letra
  5. Desde que volví me ronda un libro. Tal vez ahora sea el momento de intentar cruzar el vacío y ponerme en serio en él. Me aterra hacerlo sin éxito; pero creo que me da más miedo sentir que no lo intenté en serio.
  6. Igualmente, trabajé en textos corporativos, contenidos para clientes donde la autoría no es lo importante.

Ah… Durante la fase de construcción, el silencio en este blog también será el silencio en las redes sociales. Donde seguiremos hablando será en nuestros espacios personales. No es una despedida. Solo es que no sabíamos como continuar y ninguna lista es una revelación de qué hacer. Si te importa, para no perdernos el rastro, puedes apuntarte a la newsletter, ahí es donde explicaremos qué nos va sucediendo en este nuevo viaje.

¡Hasta pronto!

 

ARTÍCULOS SIMILARES

3 0

4 0

24 COMENTARIOS

  1. En la medida de nuestras posibilidades, sabes que tienes un hueco en nuestra casa: humilde, sin métricas, muy mal pagado, pero un hueco que apreciamos muchísimo que llenes.

  2. ¿Sabes esa sensación que te recorre el cuerpo cuando un amigo te dice que se marcha de tu ciudad, o un compañero te dice que se marcha del trabajo? Eso he sentido leyendo este texto.
    Me consuela saber que te seguiré leyendo, y sobre todo teniendo como amigo.
    Guarda dos ejemplares de ese futuro libro para que Irene y yo no nos peleemos por leerlo al mismo tiempo :). Un abrazo… genio de la palabra

    • Bueno… Sí. Conozco esa sensación. Nosotros también andamos tristes por la despedida; pero, quién sabe, tal vez esto sea un hasta pronto… como cuando ese amigo que se marchó vuelve después de un tiempo y vuelve mejor y nos entretiene con sus historias. Nos seguimos leyendo, ¡Un abrazo!

  3. Entendemos lo que dices… Entendemos lo que cuesta… Entendemos lo que sientes… Entendemos “la frustración”, el tiempo derramado, el cariño regalado. Entendemos la ilusión perdida. Ser “un blog de autor” no es facil. Ocurre como en el cine, la música o los libros. Cuántas veces hemos pensado “qué bien estaría tener dinero para no ver esto como “un trabajo” y hacerlo porque sí. La pregunta es: ¿lo habríamos hecho? Probablemente no, o no igual. Nos gusta lo que hacéis. Cómo y por qué. Esperamos que sea un calentón (justificado) pasajero. Esperamos que algo cambie. Que vuelvan las ganas, los motivos… y los viajes. Al final, todo está ahí. Ya sabéis que tenéis mucho cariño a este lado de la pantalla. Tenemos “algo que hacer juntos”. Solo podemos añadir… “snif!”

    • No es un calentón… Hace tiempo que estaba pensado. No tiene mucho sentido seguir invirtiendo horas para nada. Lo importante es escribir, y que eso nos ayude a seguir adelante. Toca hacer un nuevo espacio donde estemos a gusto. Donde todo vuelva a tener sentido. Por supuesto que tenemos “algo que hacer juntos”, ¡vamos a por ello! Hoy con más razón 🙂

  4. Una pena ver como cada vez más las palabras con sentimiento pierden valor pero las listas y artículos de más de 1.000 palabras con una buena palabra clave cobran más importancia.
    En GTMDreams somos los primeros que pecamos de ello. ¿La pena? No sabemos hacerlo de otra manera. Me cuesta dejar algo de mi en el texto que escribo pensando que eso va a ser de interés para alguien.
    Los artículos SEO y los literarios están enfocados a personas completamente distintas que buscan algo muy diferente en su lectura. A mi ya me tienes apuntada para que hablemos en la intimidad. Esperamos seguir gozando de tus textos y viajando con tus palabras.
    ¡Mucho ánimo!

  5. Ahora Toca Viajar fue durante los seis meses que anduve viajando por América Latina, mi lonely Planet, mi TripAdvisor y mi revista Viajar. Cuando tocaba visitar un nuevo país acudía a vosotros para informarme de lo que tenía que hacer. De hecho abusé de vuestra confianza, ya que solía decir que era muy amigo vuestro y eso me daba facilidades. Muchos os recuerdan en America Latina como “El arco iris viajero”.
    Parar un tiempo es necesario, quizás es lo que tendríamos que hacer todos, mejor nos iría. Espero que de este tiempo que te vas a dar salga algo que te ilusione y nos ilusione.
    Un abrazo!

  6. Hola Alejandro,
    Entiendo que ha tenido que ser una decisión difícil y dar este paso, aún así, como bien dices hay momentos en los que hay que realizar cambios y estoy seguro que estos cambios van a ser para mejor, para seguir avanzando. Efectivamente hay muchos blogs de viajes pero hay pocas personas que consigan, relatando un lugar, transmitirme tantas sensaciones y emociones como tu lo haces. Mucho ánimo para los nuevos retos que se te presenta por delante. Un fuerte abrazo.

    • Sí… Después de 5 años es duro. Pero también ha sido liberador. Ya está. Ahora toca buscar nuevos caminos. Gente como tú, que apueste por la calidad, hay bien poca… Un fuerte abrazo de vuelta 🙂

  7. Creo que nunca os he escrito pero os sigo desde hace tiempo, me uno a la pena colectiva 🙁

    Pero por otro lado me quedo con la idea de que esto en realidad es una nueva etapa para vosotros, con toda la emoción que eso implica. No sirve de nada seguir por pura inercia si ese nunca fue tu objetivo y no te llena, así que simplemente, mucha suerte en los nuevos proyectos que llegarán.

    Lo raro sería no cambiar nunca, no cuestionarse lo que uno hace, en definitiva, no evolucionar. Eso es lo bonito de todo esto, ir cambiando, saber lo que quieres y lo que no… En fin, ¡qué puedo decir!

    Toda la energía positiva desde aquí, yo estoy segura de que vendrán cosas mejores, que al final de eso se trata, ¡un abrazo!

    • Eso es Valen, hay que quedarse con lo de una nueva etapa que ilusione. Ya notamos tu energía positiva. Por cierto, nosotros tampoco os conocíamos y vuestro proyecto tiene muy buena pinta. 🙂

  8. Por favor, que esto sea un hasta luego y, a poder ser, de esos en los que pronto vuelves a recuperar el contacto. Es una pena que un blog tan cuidado, hecho con tanto cariño se detenga. Quizá es eso, necesitáis un tiempo, darle una vuelta. En vez de mudaros de casa quizá tenéis que tirar las paredes de la que tenéis y volver a levantarlas y, por supuesto, nunca, jamás, compararla con la casa del vecino.

    Creo que, en este mundo “blogueril”, muchos pecan de compararse con otros. Cada uno es como es, cada uno tiene metas distintas, objetivos distintos. Quizá lo que ha pasado es que se ha perdido algo el rumbo, apabullados por las métricas, el SEO y la madre que parió a todos esos teje manejes terribles que “dominan” la red. No es justo, pero… las cosas están así.

    Por favor, volved pronto. Necesitamos más blogs hechos con cariño y con el corazón y menos de esos que abundan que sólo buscan la visita fácil.

    Abrazote grande, amigos.

  9. No me cabe la menor duda de que encontraréis una casa que poder llamar hogar, una donde el sofá sea tan confortable que os costará levantaros, en la que al cerrar la puerta se os dibuje una sonrisa cómplice. Y sé que será un casa muy luminosa, con grandes ventanales por los que se colará el arco iris y hasta las musas… No os preocupéis si tardáis en encontrar ese techo cálido porque la búsqueda a veces es ardua y algo desalentadora, sin embargo ese día llegará y todos estaremos deseando que nos invitéis a tomar un café allí para volver a encontrarnos y, de paso, para curiosear los libros de vuestras estanterías.
    Hasta pronto chicos

  10. Muy buenas compañeros, 🙂
    Vuestra reflexión la hemos realizado en múltiples ocasiones, sobre todo a medida que vas descubriendo como, uno tras otro, detrás de cada blog (sin excepciones) que cuenta con el beneplácito de los buscadores, se encuentra un informático, cuando no un equipo completo.

    El contenido, “motos” aparte, no vale absolutamente nada y por ello poca importancia tiene nuestra formación como historiadores, filológos, literatos, escritores, expertos en arte, y así una larga nómina de humanidades, ante las frías líneas de código.

    Esta reflexión también nos ha servido, es cierto, para recordar nuestro origen, hace más de nueve años, y hacer que llevemos ya mucho tiempo escribiendo como queremos, sintiéndonos a gusto con lo que contamos y cómo lo realizamos. Las visitas o la cantidad de personas que nos lee, muchas o pocas, ya es algo que ha dejado de tener sentido para nosotros, son los que son y les estamos muy agradecidos, porque siempre han estado, y están, ahí.

    No hemos sido tan valientes como vosotros a la hora de tomar la decisión de dejarlo, aunque sea de forma temporal, porque al fin y al cabo, aun nos sentimos en casa. Aunque si algún día llegamos a tener la sensación que describís, ese será el momento de cambiar de aires…

    En cualquier caso, solo se trata de una nueva etapa, así que adelante, ahí fuera queda mucho por descubrir y contar.

    Un abrazo
    Maribel & Roberto

Deja un Comentario