Los escribidores de cartas

4 0

Queremos enviarte una carta personal.

Muchas veces me pregunto qué sería del viaje sin la escritura. Hay personas para las que viajar no significa necesariamente escribir; no para mí: es gracias a la escritura que salvo el viaje del olvido en el que acaba todo. Es gracias al viaje que escribo.

Tal vez sea por ello que me atraen tanto los escritores viajeros. Bruce Chatwin es uno de los que más. Él escribía a mano en unos cuadernos pautados amarillos con los que viajaba –las Moleskine las reservaba para notas en el camino–. Como recuerda Elizabeth Chatwin, su técnica de escritura consistía en corregir, tachar y arrancar un folio tras otro que se acumulaban arrugados en la papelera. Luego mecanografiaba los textos manteniendo márgenes en la hoja en los que seguía anotando y corrigiendo. Al final del proceso leía en voz alta: si sonaba bien, lo entregaba a su editora, si no, volvía a empezar. De su técnica se comprende su escritura exacta.

Las cartas de Bruce Chatwin

Además de libros, crónicas y perfiles, Bruce Chatwin escribió muchas cartas a lo largo de toda su vida. También escribía postales de viajes. La primera carta que se conserva de él es una que escribió con siete años a sus padres, desde el colegio en el que estudiaba internado. Escribió cartas durante toda su vida –en los últimos años de enfermedad, ya sin fuerzas, se las dictaba a Elizabeth–. En sus viajes, se mantenía en contacto con familia, amigos y con su esposa mediante cartas –no existía Internet ni nada parecido, comunicar significaba pensar en la persona, y hablarle con sinceridad y no con emoticonos–. Dice Elizabeth que las cartas era lo único que el escritor nómada no corregía.

En el año 2010 apareció una recopilación en inglés de todas sus cartas. Un trabajo que realizó su biógrafo oficial, Nicholas Shakespeare. En el año 2012, la editorial Sexto Piso las tradujo y publicó en España con el título Bajo el sol, las cartas de Bruce Chatwin. Bajo el sol es el título de un libro que quedó en proyecto por la muerte del escritor. En la introducción del libro podemos leer algo que dice Elizabeth:

cartas-de-bruce-chatwin

 

En la actualidad la tecnología posibilita una de las comunicaciones más eficaces de toda la historia de la humanidad; sin embargo, nunca como hasta ahora, la comunicación, la información, ha sido tan efímera. ¿Qué duran nuestras publicaciones en Facebook?, ¿cuántas personas leen nuestro tuit?, ¿por qué las fotos de Instagram ya no tienen historias detrás?, ¿cuándo fue la última vez que recibiste una carta, o una postal? En serio, ¿cuándo fue la última vez que sentiste que, en realidad, tú eras el destinatario al que iba dirigida una publicación?

Es intimidad, no spam

Tal vez nos estemos perdiendo algo con todo esto, ¿no te gustaría recibir una carta cada tanto? Una carta personal donde te contemos sobre libros viajeros, consejos para escribir sobre tus viajes, reflexiones varias, notas especiales de un lugar, letras íntimas, letras para guardar. Queremos que lo nuestro sea algo íntimo. Queremos que de verdad, esto sea una comunicación personal. Así que si te animas, si también piensas que Internet es demasiado impersonal, si deseas que te hablemos en voz baja y no a grito de redes sociales, anímate, demos inicio a nuestra personal correspondencia.

ARTÍCULOS SIMILARES

3 0

4 COMENTARIOS

  1. Preciosas reflexiones sobre algo que también es muy importante para mi. Yo escribo siempre para llegar a un alguien que está al otro lado, al que le pongo un pedazo de mi en cada letra. Me sigo apuntando a vuestra correspondencia 😉

Deja un Comentario