Viajar a Venezuela para ver

Llegamos a Venezuela entre inquietos y emocionados. Era diciembre y el día siguiente había elecciones para la Asamblea Nacional. En mi diario anoté “¡Por fin!”. Habíamos intentado entrar a Venezuela por Colombia justo cuando cerraron la frontera. Cris, al ver mi decepción, dijo que lo podríamos intentar por Brasil. Y así lo hicimos meses después. Entramos a Venezuela por Brasil, por la Gran Sabana. Tenía la intención de escribir un reportaje sobre el desabastecimiento de medicinas, que se ha publicado finalmente en El País, y también queríamos saber si viajar a Venezuela es peligroso o no, queríamos saludar en Caracas a Adriana, tantas veces que habíamos viajado con la lectura de su blog, queríamos sentir el viaje, viajar a Venezuela para ver.

No podíamos imaginar entonces, en Santa Elena de Uairén, que viajar a Venezuela sería clave para nosotros, que acabaríamos por estar casi dos meses y nos parecería tan poco, que conoceríamos a tantos amigos. Un viaje no responde nunca a las expectativas que tienes de él, siempre es más o, la mayoría de las veces, menos. Con Venezuela fue más. Muchos nos dijeron que estábamos locos por viajar a Venezuela, que era peligroso. Los locos eran ellos si pensaban que no íbamos a ir a comprobarlo por nosotros mismos.

Nos vemos pequeñitos, pero ahí estamos, en la frontera de Venezuela

Nos vemos pequeñitos, pero ahí estamos, en la frontera de Venezuela

Al día siguiente vivimos las elecciones venezolanas en Santa Elena de Uairén, entre colas para llenar los dobles depósitos de combustible con que se hace contrabando a Brasil, cambistas con fajos de bolívares en la mano y mucha actividad en la calle. Hice una crónica de las elecciones. Me divertí, Cris se fue adaptando con la moneda, y nos dimos cuenta de uno de los aspectos más importantes de Venezuela, la gente. No costaba nada hablar con desconocidos. Fue el inicio de un viaje por Venezuela que nunca olvidaremos.

Viajar a Venezuela para recordar

Es decir Venezuela y el recuerdo se nos llena de la Gran Sabana, el Roraima porque Carl viajó hasta allí arriba con su casa voladora, los carritos por puesto, Mochima y Playa Blanca con el mojito que nos preparó El Lobo sólo porque le gustaba la música de la movida madrileña, Isla Margarita, el refugio y la luz de Isla Coche, donde cantamos villancicos como en casa, el cacao de Paria, las charlas de política en camionetas, los amigos de Caracas, Choroní con Adriana, las empanadas y los cafecitos, la sensación de libertad en un país herido, el pan, y la chispa de Erika y Raymar, en La Colonia Tovar, que tan bien nos recibieron, vender lechugas, las colas y el precio regulado, las chinas que tenían de todo, Morrocoy en fin de año flotando en un mar turquesa lleno de peces. Es decir Venezuela, y sonreímos, y siempre exclamamos, “menos mal que fuimos”.

En la cima del Roraima, uno de los momentos más mágicos de todo el viaje

En la cima del Roraima, uno de los momentos más mágicos de todo el viaje

¿Pero es peligroso viajar por Venezuela? Nosotros volveremos, y esperamos que sea más pronto que tarde… Para los que insisten con la pregunta:

Venezuela no es un país peligroso, al menos, no más que cualquier otro país, por mucho que Caracas aparezca actualmente como la ciudad más peligrosa del mundo. Sí debes tener cuidado con los mosquitos. Aunque no hay datos oficiales, ni una planificación de plagas hay mucha incidencia de sica y chikungunya. Hay que decir que la situación política y económica hace que en Venezuela haya cierta problemática y dificultades para viajar. También que el contexto general del país puede cambiar rápidamente. Pero por eso mismo…

Consejos chévere para viajar a Venezuela

A quien madruga Dios le ayuda, eso dice el refrán y en Venezuela se cumple. Muchas veces tendrás que madrugar para comprar pasajes de autobús. Hacer cola pronto y cruzar los dedos, porque, a no ser que viajes con un transporte privado, las compañías de autobuses suelen andar escasas de pasajes, y, a veces, igual ni tienen asientos libres a la venta. Hay que viajar con paciencia. La mecánica también sufre por la situación del país, en ocasiones las compañías operan con sólo uno o dos autobuses. Además, algunos pasajes no se venden por taquilla…

Tener una mochila bien grande es primordial. Tendrás que viajar con dinero en efectivo. Te verás obligado a cambiar en el mercado negro, y piensa que por muy mal que consigas cambiar, la inflación brutal de Venezuela convierte un simple billete de cien dólares, que allí es una fortuna, en más de ochocientos billetes de bolívares.

Esto son 100 dólares, y parezco un mafioso

Esto son 10 dólares, y parezco un mafioso

Un buen ojo para contar. Los precios se han disparado tanto que cualquier transacción económica se hace con una gran cantidad de billetes. Allí nadie cuenta billetes, se paga a bulto, con paquetes de diez mil bolívares. Así que tendrás que tener buen ojo para ver el grueso del fajo y acertar con el precio justo.

Tira la tarjeta de crédito lejos porque en Venezuela, si eres extranjero, no te servirá de nada. Los cajeros y datáfonos aplican el cambio oficial, uno de los que tienen, y así te va a salir todo por un ojo de la cara.

Hay papel de váter, eso sí, poco, así que si quieres cargar con ellos tú mismo. Nosotros, bien previsores, viajamos con algunos rollos en la maleta. Hasta el día de la vuelta de nuestro viaje por Latinoamérica aún andábamos con alguno de aquellos rollos, y no es que sufriéramos de estreñimiento…

En la medida de lo posible hay que hacerse con una nevera de playa porque si no, ¡Es que se notará que no eres venezolano para nada! ¿Y qué meter en ella? Lo que sea, pero llévala siempre a la playa, aunque sea vacía…

Así se va a la playa en Venezuela

Así se va a la playa en Venezuela

Ser abierto con la gente es imprescindible porque sólo así lograrás comprender un poco, aunque sólo sea un poco, la situación política y económica del país. Para lo bueno y para lo malo, habla con todas las personas que puedas. Igual éste es un consejo que vale para cualquier país, pero a nosotros, en Venezuela, nos funcionó especialmente.

Guarda bien la cámara, no porque te la puedan robar. Al menos no tendrás más probabilidades que en cualquier otro lugar del mundo. Te aconsejamos que guardes la cámara y mires primero… Bueno, esto también es un consejo para aplicar en cualquier otro viaje. Pero en lo que se refiere a la seguridad, jamás sentimos que nuestras cosas peligraran. Igual pon atención en todos los lugares, anda con precaución, pregunta si la zona a la que vas es segura.

Lleva muchas medicinas, no porque pensemos que seas un viajero hipocondríaco. Si te hacen falta estará bien, y si no, siempre las podrás regalar. Hace falta de todo, pero con productos básicos ayudará mucho.

¿Pero es seguro viajar por Venezuela?

Pues si después de todo lo dicho, aún no tienes una idea clara, entonces, tal vez, es que no debes viajar a Venezuela. Las dudas no son buenas a la hora de viajar. Nosotros insistiremos, viajar a Venezuela no es más ni menos peligroso que viajar a otros lugares, sino todo lo contrario. Si tienes intención, no dejes que te influya negativamente lo que te hayan explicado, o la sensación de peligro que despierta leer las noticias que se leen sobre el país. También te diremos que el viaje fue la mejor decisión, que el esfuerzo valió la pena, que dejamos allí grandes amigos, que nos llevamos buenos recuerdos, que disfrutamos y también lloramos emocionados, que nos sorprendimos, que soñamos despiertos, y que supimos de los peligros de la política, pero también de la hospitalidad venezolana, de la mística del Roraima, del sol maravilloso en Cayo Peraza, de la naturaleza y de la vida.

 

Tal vez la pregunta no sea si es peligroso viajar a venezuela

Tal vez la pregunta no sea si es peligroso viajar a venezuela

Dedicado:

A Fernando con quien tanto charlé de la vida y la literatura, a Adriana que nos regaló Caracas, a Erika y Raymar, de Los Cuentos de mi Tierra, que tan bien nos quisieron, a todos los de la Colonia Tobar por unos ricos días, a Víctor y Óscar por hacer de Mochima un reencuentro, a José Luis y su madre por unos días de luz en Isla de Coche, a Marta y Marià, de Furgo en ruta, por poner música a nuestra Navidad, a Silvia por acompañarnos al aeropuerto, a Gustavo y Luis por todos los consejos que nos dieron aunque fuera vía twitter, a todos los que siguen luchando por una Venezuela mejor, a las organizaciones que me ayudaron a escribir el reportaje del VIH, a Lola por su exquisita cena de fin de año en Chichiriviche, a Martín por las conversaciones entre cervezas, a Syna por vendernos lechugas en el momento preciso, y a todos los que en algún momento nos ayudaron a querer Venezuela.

ARTÍCULOS SIMILARES

6 COMENTARIOS

  1. Hola chicos que bueno que allan conocido mi país que tantas maravillas tiene y que conocieron no sólo un sitio si no varios que distigen a Venezuela como un país diversificado y completo, en lo único que difiero de su viaje es sobre la seguridad, aveces son temas de percepción y otra veces son de vivirlas, no es lo mismo un viaje que vivir el día a día, reconozco que el venezolano exagera las noticias pero es parte de lo que ha vivido el venezolano y que cualquier cosa es posible en Venezuela, a q me refiero ? Un país tan rico como este es para que sea uno de los países más seguro del mundo pero lamentablemente el petróleo y otras riquezas es nuestra debilidad, yo e tenido la oportunidad de viajar a varios paises de hecho me e quedado en México por un tiempo, tengo familia allá, y creanme que no fue perpcecion lo que sentí, note la diferencia entre un ladrón de México que roba por necesidad y un ladrón de Venezuela que roba por gusto o hobbie que te mata sin mediar palabra por un simple celular, en Venezuela la inseguridad se ha vuelto macabra, la economía ni se diga más en estas fechas que ustedes llegaron en diciembre, para este mes de julio del 2016 las cosas triplicaron desde que ustedes vinieron y la política es más ruda ahora, pero bueno gracias por lo menos ver con su propios ojos las belleza que tenemos y estamos perdiendo, me gustaría que hubieran entrado por colombiana y entrar a mi ciudad maracaibo que es muy particular en Venezuela, saludos

  2. Hola chicos,

    Qué bueno leer un artículo sobre viajeros en Venezuela (país donde nací y viví por más de 20 años). Me encanta que resalten todo lo bueno que tiene, pero con mucho respeto, me parece un poco irresponsable decir que viajar a Venezuela no es más peligroso que viajar a otros lugares. Entiendo que quieran exaltar lo bueno y no meter miedo a futuros viajeros, también sé que hablan desde su experiencia, pero Caracas no está de primera en las listas de ciudades más peligrosas del mundo porque alguien se lo ha inventado o por culpa de medios amarillistas. La situación de violencia e inseguridad en Venezuela es muy real. Yo misma salí huyendo de la delicuencia, así como miles de familias que han sido víctimas de la violencia y no voy a entrar en detalles porque no viene al caso. Y sí, puede que si pasas unos meses viajando por el país no te pase nada, como a uds, pero no creo que se pueda comparar con viajar a otros países. No quiero con esto parecer pesimista y quitarle las ganas a la gente de ir a Venezuela, al contrario, necesitamos que los viajeros vayan y se maravillen, pero creo que es importante resaltar que los niveles de seguridad no son como los de “cualquier otro país” y hay que tomar más precauciones. Un saludo, y de nuevo, mi comentario va con muchísimo respeto.

    • Hola! Gracias por el comentario. En todo caso, creemos que hay que diferenciar entre Caracas y algunas otras ciudades grandes, con el resto del país. Por ejemplo, el sur, cerca de Brasil, no tiene nada que ver con Maracaibo. Hablamos y conocimos a mucha gente, algunos venezolanos, incluso, nos alertaron y transmitieron miedo. No sólo hablamos de lo bueno. Tuvimos oportunidad de ver lo malo y lo decimos, tema de desabastecimiento es evidente, incluso durante el viaje pudimos documentar sobre el reportaje de VIH en Sida que se publicó en El País. No creemos ser irresponsables al decir que Venezuela no es más peligros que otros países. Estuvimos en el Triángulo Norte y en Chiapas muchos meses, conocimos la tensión y la violencia real de Centro América, y la de Venezuela no nos pareció peor. Nos empapamos de la realidad del país, nunca estuvimos viajando en transportes privados, sino que usamos transportes compartidos como muchos venezolanos, vimos la realidad y no el espejismo del turista en un bus para un grupo. Nunca nos pasó nada, al contrario, coincidimos con mucha gente buena. Sabemos que no es un gran momento, y que Venezuela merece tiempos mejores, que esperamos llegarán algún día. No te preocupes, entendemos tu comentario con todo el respeto que se merece alguien que leyó interesado en el blog y, además, quiso compartir su parecer. Tal vez fue sólo que tuvimos suerte, o que las precauciones que tomamos fueron las acertadas; pero en comparación con San Pedro Sula, en Honduras, varias zonas de El Salvador, Guatemala, o Chiapas, no nos pareció peor. Sabes que muchas veces las estadísticas hablan de otra realidad. En Caracas hay mucha violencia, en el centro, y Altamira, donde nosotros estuvimos, no. También es cierto que las cosas cambian muy rápido en el país.

      Un saludo! Y gracias por el comentario :-9

      • Me gusto su articulo, me hizo recordar algunas cosas gratas de mi pais, sin embargo, coincido con el comentario anterior, los que hemos visto la violencia de Caracas sabemos que lugares que al ojo distraido de un turista pueden aparecer tranquilos (Altamira, por ejemplo) en realidad no lo son tanto y aconsejar a las personas que se expongan a ellos libremente como en cualquier otra ciudad del mundo es irresponsable. Las estadísticas no hablan de otra realidad, solo hablan de la misma pero en otros términos, en terminos de probabilidades, probabilidades que a ustedes esta vez les han favorecido, durante el 2015 a 27.875 personas las probabilidades no les favorecieron tanto. Piénsenlo un poco, tal vez ustedes solo tuvieron suerte, eso pasa.

    • Pues lo único que lograste con tu comentario fue llenarme de miedo…Gracias!! Lo mismo dicen de Colombia y pff te roban en New York en Caracas o en Medellín

  3. Hola,
    Soy colombiano, vivo en Colombia y tengo muchas ganas de realizar un viaje a Venezuela con mi novia, quiero saber si es verdad que 100 dólares alcanzan para vivir de manera cómoda al menos por una semana, quiero conocer la realidad de frente. No me asusta mucho el tema de la inseguridad, pues en Colombia tenemos una guerra de más de 50 años, pobreza e inseguridad entonces no creo que sea algo que no haya vivido antes.
    Por favor si leen esto ayúdenme con algún consejo cualquiera será muy valioso. Gracias!!

Deja un Comentario