Volver de viaje

14 0

Desde que empezó el viaje por Latinoamérica me preocupó el regreso. No había fecha para volver del viaje; pero sabíamos que en algún momento llegaría el día de la vuelta porque por mucho que lo ocultes, el tiempo pasa. Con Ushuaia llegó ese día.

Volver de viaje

Parece que fue ayer cuando Evelyn nos recibió en Costa Rica, en el aeropuerto de San José, y la verdad es que ya han pasado más de 555 días de viaje. No sé cuándo todo se aceleró tanto, pero debió ser en uno de aquellos primeros días. Creo que así recordaríamos el tiempo cuando recién nacidos si tuviéramos memoria suficiente para ello. Aquellos días fuimos recién nacidos de nuevo. Ahora toca volver.

Cuando me senté a escribir sobre el regreso me quedé en blanco. Empecé con varias frases, pero al poco las fui borrando. Así fue desde la mañana hasta la noche, aporreando el teclado, buscándome. Estar sentado frente al espacio en blanco de una hoja es revelador, aunque sea en pleno bloqueo y no acaben de salir las palabras porque te van rondando pero como escritas muy ligeras en un papel cebolla, que no se ven bien, que te parece que dicen algo y no acabas de alcanzarlas, no del todo, son palabras fantasmas.

Volver de viaje sólo es cambiar de dirección

Volver de viaje sólo es cambiar de dirección

No sé por qué, pero es ahora, mientras trato de escribir sobre qué es volver de viaje, que recuerdo cómo muchos nos dijeron que éramos valientes por dejarlo todo e irnos. Pero no, se equivocaban. Aquello de marchar era pura necesidad. No había valentía. Ahora sé que la valentía está en volver de viaje. También ahora me doy cuenta que escribir del regreso es pensar en el viaje. Se me ocurre que queríamos llegar a Ushuaia para poder volver. Le pregunto a Cris si cree que la suerte nos acompañó en este tiempo…

Siempre me preocupó no encontrar razones para volver del viaje. Volver por obligación habría sido un restarnos. También me preocupó que no estuviéramos preparados para el retorno. Pero eso es un sinsentido, si hemos decidido volver será por algo ¿Estamos preparados? Sí.

“Las vidas no empiezan cuando las personas nacen” (José Saramago)

Ya no creemos como antes que eso de volver sea un “Game Over”. Más bien, si queremos darle sentido al viaje toca cerrar con un retorno. Regresar no es lo contrario a viajar, sólo es viajar, pero en lugar de alejándote, lo es acercándote. Tenemos nuevos proyectos, planes, listas de cosas que hacer, camisas que planchar y cafés que tomar. Sabemos que volvemos para seguir con la vida que hemos vivido en el camino. Sabemos que nos encontraremos con más problemas que durante todo el viaje. Sabemos que los primeros días serán duros, sin casa, sin dinero y sin trabajo. Pero sabemos que volverá de nuevo ese cosquilleo que hace que te quieras ir otra vez. Muchas cosas han cambiado para que esto sea un simple volver.

Fueron muchos los que nos ayudaron durante el viaje, más que los que nos dieron la espalda o no quisieron acordarse de nosotros; ahora también deberán ser muchos los que nos ayuden con lo de volver de viaje ¿La suerte? La suerte la queremos ahora. Eso es lo que contestó Cris a la pregunta más arriba, “ahora la necesitaremos más”. Vuelvo a mi diario del viaje como a un refugio; en la primera entrada, de octubre del 2014, antes incluso de partir, escribí: “No es tan fácil marchar, espero que la suerte nos acompañe.” Ahora que volvemos del viaje vuelvo a escribir que ojalá la suerte nos acompañe.

¡Atención! Bonus Track

Volvemos el 14 de junio desde Río de Janeiro a Barcelona… Así que nos queda un mes para subir desde Ushuaia hasta Brasil. Si el viaje fue un ir yendo, el retorno también será un volver yendo.

En Barcelona se aceptarán abrazos, cafés, cervezas, cenas, casas, trabajos, y todo lo bueno que se os ocurra. Volver de viaje no es más que el inicio de una nueva cuenta atrás…

¡Nos vemos en Barcelona a partir del 15 de junio!

ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

14 COMENTARIOS

  1. Os esperaremos con los brazos abiertos. No es sencillo volver, pero se acaba volviendo, y se vuelve a acostumbrar uno a las pequeñas cosas de la rutina, algunas incluso resultan graciosas. Otras ya nunca vuelven a ser lo mismo, es lo que tiene volver 🙂 El que se fue vuelve, pero nunca regresa. Somos diferentes, y ahí radica lo bueno de todo esto.

    Personalmente, tras unos meses de altibajos, ahora mismo estoy aprendiendo a redescubrir lo que me rodea, y estoy más feliz que nunca de volver a estar aquí, pero sin perder las ganas de irme de nuevo 🙂

    Muy feliz regreso, pareja!!! 🙂

  2. ¡Qué pena que no paréis por Madrid! La verdad es que yo ya pensaba que os quedabais por allí a vivir. Quizá al principio la vuelta sea chocante, pero con todo lo vivido, ha valido la pena seguro!

    Un abrazo fuerte, acabad de saborear los últimos días!

    • ¡Gracias! En eso estamos, o seguimos, saboreando… Nunca dijimos que nos fuéramos a quedar a vivir, y, además, siempre dijimos que el viaje era llegar a La Patagonia, así que ya se olía un poco. Por Madrid pasaremos en algún momento, así que…

  3. ¡Vaya sorpresa cuando me he enterado que volvíais!

    Pero os digo una cosa, ya nunca más volveréis. O al menos no de la misma forma. El que se va, ya nunca vuelve a ser el mismo. Me ha encantado una frase que ha dicho Eva «El que se fue vuelve, pero nunca regresa» Y es así, o al menos a mi también me pasó. (en mi caso literal, una vez me fui ya nunca más volví a quedarme en la ciudad donde me crié).

    Lo más importante de volver es sentir que tiene sentido, que hay razones para hacerlo, que volvéis a la gente que queréis. Lo realmente importante de los lugares es la gente que dejas o a la que vuelves. Y eso es inmenso. Y me alegra muchísmo que vosotros también tengáis las razones y os sintáis preparados para la vuelta.

    Volver puede ser una sensación muy grande. Aunque os sintáis incomprendidos por la gente que encontraréis donde la dejasteis o viceversa (os pasará) y aunque os dé vértigo lo que está por venir. Volvéis con una mochila cargada de vivencias y de experiencias únicas. Con la grandeza de haber hecho aquello que quisisteis, Fuera por los motivos que fuera. Y eso os ha hecho un poco más grandes como personas y como pareja. Más libres y más agradecidos seguramente. Además seguro que hasta vuestra creatividad y energía estará mucho más desbordante. Y redescubriréis lo que antes era vuestro entorno y normalidad como algo extraordinario.

    Bienvenidos seáis y disfrutad del placer de volver ( y de luego volver a tener ganas de partir) Os esperan millones de abrazos, de lágrimas de emoción, de besos, de alegrías de la gente que os quiere. Disfrutadlas y luego, lo que tenga que ser, será.

    Y a disfrutar de lo que os queda de viaje.

    Un fuerte abrazo

  4. ¡Y nosotros que os descubrimos ahora! Bueno, tengo entretenimiento asegurado leyéndome todos los post atrasados de toooooodo el viaje.

    ¡Enhorabuena por los más de 500 días y a seguir disfrutando!

    Abrazos

  5. Volver siempre es tan complicado, y como han dicho más arriba, uno vuelve muy cambiado. Yo soy canaria, y por mucho que reniegue de vivir en las islas, vada vez que vuelvo me invade una sensación de plenitud y calor desde que las veo desde el avión. Piensen que han cumplido un sueño, que yo también espero lograr en algún momento. Y además han servido para inspirarnos y con esas fotos, motivarnos también a llegar a nuestras metas. Feliz retorno.
    PS:No sé si ya lo han publicado, pero me gustaría un post sobre el presupuesto y cómo se las ingeniaron para viajar tanto tiempo.

Deja un Comentario