Planes que hacer en Ciudad de Panamá

Uno puede pasar toda la vida construyéndose una identidad perfecta para que acabe llegando alguien y en un momento te la desmonte. Esto es lo que le ocurre al pobre  Andy Pendel, el protagonista de “El Sastre de Panamá”. Y lo confieso, la novela de John Le Carré, junto al canal, era lo único que conocía de Panamá, por eso pensaba antes de llegar que la ciudad sería un nido de espías y tramas oscuras; pero no fue así, no descubrí ni un solo espía, no necesité ningún sastre, y lo que es más importante, mi vida no se alteró con peligros de última hora. Eso sí, lo que descubrí fueron cinco planes que hacer en Ciudad de Panamá si no eres un espía con obligaciones más importantes que las de simplemente salir a pasear con un mapa en tu bolsillo.

Vistas de la ciudad moderna desde el centro histórico de Panamá

Vistas de la ciudad moderna desde el centro histórico de Panamá

Antes una advertencia: Panamá City no es una ciudad, es una ciudad con trastorno múltiple de personalidad. Suma hasta tres ciudades a la vez, pero quizá me desconté o no acabé por apreciar la sutileza de otras personalidades agazapadas tras las personalidades más llamativas. El caso es que si yo andaba pensando en que últimamente se me viene la euforia tan rápido como la melancolía y que en ocasiones veo la vida desde el punto de vista de un ingeniero de caminos y otras como un escritor y otras como un apoderado de un personaje multimillonario que prefiere estar en la sombra, de igual modo, es normal que una ciudad como Ciudad de Panamá no sea sólo una ciudad sino que sea hasta tres ciudades diferentes.

Ya algo presentí al llegar a la terminal de autobuses y preguntar por el centro histórico. Nadie supo decirnos cómo llegar exactamente, y eso, en una ciudad, es un terrible presagio. Las orientaciones sólo fueron aproximadas (tomen tal autobús, o no, éste otro, paren allá, pregunten por, caminen o paguen un taxi, no más de dos dólares, o balboas, o váyase usted al carajo); así que cerramos los ojos, y nos arrojamos al destino subiendo al autobús al que la mayoría coincidió en señalar – Puestos a perdernos mejor todos juntos. Hace falta valor para subirse a un autobús urbano de una ciudad desconocida, al menos eso es lo que manifiestan los ojos de los viajeros que te miran. Ellos ven la locura de tu vida mejor que tú en cualquier reflejo. Desde la ventanilla y en un travelling lateral pude darme cuenta de que allí algo no acababa de encajar. Sentí esa palpitación previa a toda revelación, y así lo anoté con letra saltarina en el cuaderno de viaje que llevo siempre en el bolsillo: “Aquí sucede algo raro.”

Salíamos de una terminal de autobuses, pero parecía que estábamos en un puerto marítimo, y en el mar, a lo lejos, navíos en fila, y más a lo lejos, en la bahía, vi una maraña de edificios altos arañando el cielo, como en un skyline vitaminado y excesivamente hormonado. Pero por otro lado, a cierta distancia, un reflejo antónimo, en un peñón, tejados cerámicos y lo que parecía ser un barrio de casas. Y el último de los síntomas que me llenó de temor fue el cartel que indicaba a Panamá Antiguo como si en lugar de un cartel de tráfico fuer un indicador para viajar al pasado. Ante tal confluencia de ciudades diferentes me pregunté acerca de las cosas que hacer en Ciudad de Panamá.

5 planes que hacer en Ciudad de Panamá

Sube al Cerro Ancón, desde allí, después de recuperar el aliento que te roba la humedad y la pendiente, tendrás las mejores vistas sobre la ciudad sin la necesidad de utilizar el ascensor de ninguno de los edificios de Punta Paitilla, por ejemplo. Todas las ciudades posibles  son visibles desde lo alto del cerro: El Centro Histórico, la zona de los rascacielos, los restos de Panamá Viejo, el aire portuario del Canal de Panamá. Lo único que no se ve son los espías de John Le Carré. Y en todas estas ciudades posibles encontrarás cosas que hacer en Ciudad de Panamá.

Recorre el Centro Histórico de Panamá

Recorrer el Centro Histórico de la ciudad es algo obvio que hay que hacer en Ciudad de Panamá. Recuerdo que anduve la mayor parte del tiempo mirando los balcones y a través de las ventanas enrejadas, por donde de forma furtiva se cuelan retazos de otras vidas, vidas de barrio. Nunca he estado en el malecón de la Habana, pero me lo imagino con ese aire destartalado que aún, y digo aún porque en algún momento la especulación inmobiliaria lo cambiará, se siente por las calles del Centro Histórico de la ciudad. Ya, y  profundizando en el trastorno múltiple de personalidad de la ciudad, los restaurantes de maravillas gastronómicas, las boutiques de helados, los espacios de diseñadores y artistas, los pasos de los panameños pijos, van acorralando a las sillas de plástico en las aceras, las tertulias a golpe de voz de azotea a azotea, el tirar la llave por la ventana para que el compadre suba, el juego de cartas bajo los soportales, los niños descalzos con churretes en las mejillas. Puedes ir al Café Coca-Cola, lugar que fue de reunión de políticos, revolucionarios y golpistas, y el único con el nombre de la marca registrada de bebidas, a leer la prensa de Panamá con los vecinos del barrio o a comer, o sólo a mirar mientras te tomas un jugo por aquello de disimular. Allí aún encuentras en estado puro la vida diaria del centro histórico, que se desarrolla afuera, en la Avenida Central.

El centro histórico de Panamá es Patrimonio de la Humanidad

El centro histórico de Panamá es Patrimonio de la Humanidad

Aún aturdido  por las realidades complementarias que se te amontonan en la retina al recorrer el centro histórico de Panamá, llegas caminando al Mercado de mariscos. No es un buen lugar para relajarse, de hecho, desconcierta ver las barcas tan abajo del muelle y el golfo con el mar retirado por la marea, o al revés, depende de la hora. Unas mareas espectaculares las que se ven en el Golfo de Panamá, y ya se sabe que la Luna tiene mucho que ver con las mareas y con los escritores, y por tanto, con las crisis de personalidad. Pero el Mercado de mariscos sí es un imprescindible en la lista de cosas que hacer en Ciudad de Panamá, y un excelente lugar para comer ceviche panameño. Además, las cevicherías tienen nombres bien jugosos, “El ceviche loco”, “Ceviche la Buena Suerte”, “El Ceviche amoroso”, y así, a uno le parece estar en el paraíso de los ceviches mientras intenta resolver sus crisis de personalidad. Tal vez tengan la respuesta en “Ceviche la solución”.

Skyline de Panama City

Lo que es fácil es buscar el rascacielos más alto de la ciudad. Los rascacielos son los que hacen de la ciudad una “city”, y eso no es simplemente una diferencia de idioma, sino una declaración de principios. A algún lugar a de ir a parar todo el dinero de los bancos y de los barcos que pasan por el Canal de Panamá; muy atrás quedaron los 27 metros de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, e incluso los 200 metros del Cerro Ancón, en comparación con los 284 metros de altura “Trump Ocean Club International Hotel & Tower”, nombre pomposo que con buen juicio los panameños han cambiado coloquialmente  por “La micha” porque su forma arquitectónica se asemeja a la del alimento, o en comparación con la corte de más de doscientos rascacielos que se ven en el actual skyline de Panamá City, como el “The Point”, “F&F Tower” o, para no seguir con una lista demasiado larga, el “Tower Financial Center”. No sé la solidez de todos esos edificios, pero no me pareció demasiado confiable, y tiene algo de cartón piedra, de Nueva York de mentira, como también me lo parece otra ciudad vitaminada y excesivamente hormonada como es Dubai.

Espectacular skyline de Panama

Espectacular skyline de Panama

 

Panama City es el Dubai de América Central, que hasta tiene el único edificio de Frank Gerhy en Latinoamérica, el colorido Biomuseo,  y también, en la zona de los rascacielos te puedes ir de compras por extensos centros comerciales, o como les llaman aquí, malls, como el Albrook Mall, el más grande de Latinoamérica ¡Todo el mundo a sacar la tarjeta de crédito! Entre tantos escaparates, en un reflejo cualquiera, puede darse la pregunta universal ¿Quién soy yo?

Visitar Panamá Viejo

Buscar los orígenes. Ir a Panamá Viejo es una de las cosas que hacer en Ciudad de Panamá cuando te preguntas por los orígenes de la ciudad. Desplazarse es viajar en el tiempo, a los años de la fundación de la ciudad, en 1519, y entender el origen del trastorno de personalidad múltiple que sufre. El actual yacimiento arqueológico se encuentra donde estuvo ubicada originalmente la ciudad de Panamá, cerca de manglares y con vistas a la bahía.

La antigua torre de la catedral es un buen mirador de la ciudad

La antigua torre de la catedral es un buen mirador de la ciudad

Andando por allí puedes triangular tu vista y de un único vistazo ver todas las ciudades en una sola, la antigua torre de la catedral, los techos del centro histórico y los rascacielos de la nueva parte de la ciudad. El pirata Henry Morgan fue el culpable de que la ciudad fuera trasladada a su ubicación actual, en la península cercana.

¿Hay algo imposible?

Conocer el Canal de Panamá

La ingeniería es el arte de hacer posible lo imposible. El Canal de Panamá es una joya de ingeniería civil, la forma de unir lo que la geografía separó. Ya confesé que de Panamá lo que conocía era su canal y la novela de John Le Carré; pero es que visitar el Canal es un imprescindible en la lista de cosas que hacer en Ciudad de Panamá. Lo es por importancia histórica, lo es por relevancia económica, y lo es porque, sencillamente, es algo divertido ver a los marinos de los grandes buques hacerse fotografías entre ellos para inmortalizar el paso. El mejor lugar para conocer el Canal de Panamá es la esclusa de Miraflores, donde hay un Centro de visitantes y un speaker en el mirador que anima el paso de los buques como si fuera un partido de fútbol.

El Canal de Panamá, Panamá Viejo, la city de rascacielos, el Centro histórico, todas las ciudades que pueden ser, todas las personalidades de la Ciudad de Panamá, toda una vida construyéndose una identidad perfecta para que acabe llegando alguien y en un momento se la desmonte. Así es esta ciudad, toda ella un trastorno múltiple de personalidad.

Dónde dormir en Ciudad de Panamá

Es cierto que cuando se viaja uno encuentra a faltar su casa. Por eso es importante alojarse en un lugar cómodo. En la ciudad de Panamá, en la parte nueva, aún resiste una casita con jardín entre todas las moles de edificios de hormigón. Es el Posada 1914, un hostel de buen diseño y cómodo como tu casa. Hay dormitorios para compartir y habitaciones privadas, una cocina equipada, un salón confortable. Sirven desayuno y hay café gratis durante el día. El trato con los encargados es perfecto y te darán todas las indicaciones necesarias para moverte por la Ciudad de Panamá.

Jardín e interior de Posada 1914

Jardín e interior de Posada 1914

ARTÍCULOS SIMILARES

2 COMENTARIOS

  1. La describiste y la imaginé, aunque truco había ya que la recorrí desde un taxi para no pasar las horas muertas de escala en el aeropuerto. Pero yo solo capté un instante y leyendo vuestro artículo me han entrado ganas de venir de verdad. Genial narración, como siempre.
    Un abrazo chicos!

Deja un Comentario