La Ceiba, una ciudad como un árbol

Un ceibón es un árbol que tiene más de templo que de género botánico. Suelen ser árboles  grandes, con raíces enormes, y una copa abierta al cielo como un paraguas.  Son originarios de América Central y están considerados árboles sagrados. Cuando ves un ceibón, lo primero que te entran son ganas de abrazarlo, aunque mejor sólo a los de más edad, los jóvenes tienen el tronco espinoso. Es un árbol tan importante que en muchos lugares de Honduras y El Salvador  lo encuentras en la plaza central, y en otros, sencillamente, lo adoptan como topónimo. Es el caso de La Ceiba, la ciudad del departamento de Atlántida, en Honduras. A La Ceiba, la tercera ciudad más grande del país, se la considera “La novia de Honduras”; aquí, dice el refrán, se viene a bailar y a divertirse, la política se deja para Tegucigalpa y el dinero, para San Pedro Sula.

Ceibón

Íbamos a La Ceiba buscando a los garífunas y nos encontramos con mucho más. Veníamos de las Ruinas de Copán, en un autobús lleno de calor con las ventanas abiertas y la cortina golpeándonos en la cara. El autobús tenía parada en San Pedro Sula, la ciudad en paz con más homicidios del mundo, y por ello la ciudad a evitar por todos en América Central. En todas las charlas con otros viajeros, San Pedro Sula es el lugar maldito. Nos tranquilizaba que en la terminal de autobuses habíamos quedado con Mario. Le esperamos con los ojos bien abiertos.

De camino a La Ceiba

Todo el mundo te avisa sobre Honduras, como también sobre El Salvador. Vayan con cuidado, dicen. Para colmo, están los diarios. Llegas atemorizado, diciéndote qué hago yo aquí ¿No estaría mejor quedándome en casa? Pero en el fondo sabes que no, que hay más peligros en tu casa de los que nadie te avisa. Iba planteándome todo esto tranquilamente en el coche de Mario con el que nos dirigíamos a La Ceiba, cuando soltó un qué les parece si damos una vuelta por el centro ¿Por el centro? Pero si esto es San Pedro Sula, casi le grito. Por no parecer un cobarde, contesté un claro, vayamos ¿Puedo ir con la cámara? Y así fue como de camino a La Ceiba hicimos un alto en la ciudad con más homicidios del mundo.

baile garífuna

Fue en San Pedro de Sula donde tuvimos nuestro primer encuentro con los garífunas. Estaban celebrando los 217 años de su llegada a Honduras. Fue la primera oportunidad de conocer más allá de la verdad oficial, más allá de las estadísticas que sólo ceban noticias sensacionalistas. En Honduras también hay gente amable, no todo es mara y muertes violentas. Los garífunas habían llenado el centro de color, de ritmo, de sonrisas, de tambores, de estilo caribeño, y en el espacio se contagiaba cierta alegría.

El escudo de La Ceiba

El escudo de la ciudad es toda una declaración de principios, y un resumen de todo lo turístico que se puede hacer en La Ceiba: Ciudad amable, puerto, cielos limpios, caribe, tradición. No hay duda de porqué La Ceiba se ha convertido en una de las ciudades más turísticas de Honduras. La Ceiba no sólo es la puerta para embarcar a Utila o Roatán, sino que es un lugar inmejorable para conocer el caribe, la naturaleza y la cultura de Honduras.

Los primeros pobladores construyeron sus casas bajo un enorme ceibón, árbol que consideraban servía como camino entre la tierra y el cielo. Había tantos de estos árboles que comenzaron a llamar al lugar La Ceiba. Poca historia más hay,  la ciudad es de origen reciente, su fundación data de finales del S.XIX, y en su desarrollo tiene un papel importante la Standard Fruit & Steamship Company, que contribuyó a algunas mejoras como el primer ferrocarril, la red de agua potable, o la creación del segundo banco comercial de Honduras.

Lugares turísticos de La Ceiba

El origen caribeño de la ciudad aún se nota en las construcciones que van desde el Parque Central  hasta el muelle. Se puede dar un paseo para llegar al malecón y al muelle, que ha sido rehabilitado recientemente y desde el que se puede ver la puesta del sol, mientras algunos ceibeños se dedican a pescar con sedal.  Del antiguo ferrocarril sólo quedan unos pocos tramos de vías que se ven aún sobre el asfalto, cerca de la costa, como testimonio del desarrollo industrial de la ciudad en otras épocas pasadas. Pero si quieres ver las locomotoras de vapor que andaban por las antiguas vías, donde hoy sólo están los carritos de los vendedores de baleadas, hay que ir a visitar el Parque Swinford, en el que se narra la historia de la compañía frutera en la ciudad.

Puesta de sol en La Ceiba

Naturaleza y deporte de aventura en La Ceiba

Los alrededores de La Ceiba son verdes. Las altas temperaturas y las abundantes lluvias hacen que la ciudad esté rodeada de una naturaleza desbordante. Si miras desde el muelle hacia los cerros, sorprende el verdor que se extiende hasta donde la vista llega, a lo largo de la Cordillera Nombre de Dios. Todo lo que se ve forma parte del Parque Nacional Pico Bonito. Un lugar de aventura y naturaleza donde practicar senderismo.

A quince para las diez, nos dijeron. Y allí estábamos, aguardando en el giro, donde la indicación “Hacia Parque Natural Pico Bonito”. Julio, amigo y socio de Mario, nos acercó desde el hostel al lugar donde pasa el autobús hacia el parque. Moví mi ficha en el tablero de tres en raya improvisado en la tierra, y suerte de la sombra. Cris respondió con otro movimiento acertado, y seguimos bailando alrededor de los círculos y de las equis un buen rato. Moverse en Honduras, si viajas como nosotros en transporte público, es toda una aventura. No hay mucha infraestructura y pocas personas tienen la información que necesitas. Pero al final, apareció, el autobús, con su música de pop religioso, con todos sus hierros y toda su chapa vibrando y amenazando con desmontarse. Mi compañero leía un diario, le pegué un ojo distraídamente para enterarme de las noticias. Me lo cedió al darse cuenta que iba leyendo con mi ojo derecho. Honduras es así, la gente pronto se familiariza contigo. Sorprende que por el camino para llegar a Pico Bonito pueda andar un autobús escolar americano. Todo es subida y todo polvo que se mete en el interior a través de las ventanillas bajadas. Hay personas que bajan en cualquier punto del camino donde hay algunas casas pegadas a la carretera, gente que vive del fértil campo, que se conocen y se saludan al subir y al bajar del autobús. A nuestro lado corre el Río Cangrejal entre grande rocas y piedras, que lo convierten en un lugar popular para hacer rafting en Honduras.

Parque Nacional Pico Bonito

En el Parque Nacional Pico Bonito puedes recorrer un sendero que te lleva hasta una cascada; más arriba, el nacimiento del Río Cangrejal. Hay que caminar con calma. Es un camino de unas tres horas a través de un bosque húmedo tropical. Desde la cima, en un buen día, se divisa el caribe.

Aldea garífuna en Sambo Creeck

Cerca de La Ceiba se encuentra el pequeño poblado de Sambo Creeck, la localidad que concentra el mayor número de garífunas de Honduras. Los garífunas, mezcla entre antiguos esclavos procedentes de África y caribes, son la esencia de lo caribeño, y su cultura está considerada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO. La población de  Sambo Creeck es un lugar de pequeñas casas coloridas, donde las personas se reúnen en la puerta de las casas, en sillas de plástico a hablar o a dejar pasar el tiempo. Una calle principal y el resto de arena, la misma arena de la playa. Los garífunas viven de cara al mar.

Garífuna viendo el mar

Cayos Cochinos

Precisamente, desde Sambo Creeck se llega a Cayos Cochinos. Desde La Ceiba puedes  contratar un tour que te llevará de excursión a Cayos Cochinos. Por carretera a Sambo Creeck, y desde allí en lancha a los cayos. Encontrarse con un verdadero paraíso caribeño es emocionante. Imagina el agua tan transparente que puedes ver tus propios pies, de un color  turquesa intenso, calma y nada fría. Imagina, a lo lejos una isla como esas de las películas, con sus palmeras, su vegetación rozando el mar, con playas de arena fina y blanca. Imagina… Pues bien, eso es, exactamente, lo que encontrarás en Cayos Cochinos, donde podrás hacer snorkel, conocer a los garífunas, y probar su gastronomía a base de pescado.

Algo más de gastronomía en La Ceiba

La misma tarde que llegamos a La Ceiba nos comimos unas baleadas. Recuerdo que la mía y la de Mario fueron de chorizo, huevo y queso, y la de Cris de frijoles y queso. Las baleadas son uno de los platos más característicos de la gastronomía hondureña. Básicamente se trata de una tortilla rellena de lo que uno desee ¡Y está muy buena!  Las baleadas se han convertido en una comida muy popular en todo el país; aunque algunos dicen que su origen es de La Ceiba.

Pero no sólo de bocados populares vas a vivir. La Ceiba cuenta con un buen puñado de restaurantes y bares como El Jardín de Susana, el Sebas, el Downtown, Sushi Totemo o el Wings, entre otros muchos, y, por supuesto, podrás degustar un café como dios manda en El Cafeto.

Dónde dormir en La Ceiba

O cómo la Lonely Planet debe actualizar su información sobre alojamientos de Honduras.

En la Ceiba tuvimos la ocasión de conocer el 1877 Hostel. Los conocíamos ya a través de las redes sociales, donde son muy activos. Así que la oportunidad de conocerlos en persona nos hacía mucha ilusión. Mario y Julio, que ya han aparecido en algún momento en este post, son los fundadores del 1877 Hostel. Le preguntamos a Mario que cómo habían decidido montar un hostel en La Ceiba. Respondió que porque la Lonely Planet decía en su guía de Honduras que en La Ceiba no hay ningún hostel recomendable y porque Honduras se merece mucho más que ser conocido sólo como un país peligroso. No es verdad, dijo. Y no, no es verdad ni lo uno ni lo otro. Efectivamente, 1877 Hostel es el mejor hostel, no sólo de La Ceiba, sino también de todo el país. Y Honduras es menos peligroso de lo que los titulares dicen.

1877 hostel

¿Qué encontrarás en él? Un buen diseño, espacios comunes, limpieza, una gran cocina, colchones cómodos, un trato personal y amable, un patio con hamacas, pizarras donde dibujar… Muy cerca de los lugares que todo viajero necesita, supermercado, ferretería, farmacia, restaurantes, cafés y cervezas. Y un gran interés por desarrollar el turismo de La Ceiba.

Así que, no sólo lo recomendamos. Éste hostel ya está en nuestra lista de los mejores del mundo.

ARTÍCULOS SIMILARES

7 0

2 0

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentario