Utopía y realidad en Granada

Planes para callejear | Diez imprescindibles que ver en Granada

“La Granada que ven en el centro es una utopía”, nos dice Yexira, la dueña del Hotel Casa Barcelona. Como siempre nada es como parece, y Granada no es sólo esa fotografía de casitas coloridas y calles encantadoras del tópico viajero. Atrévanse, dice, “vayan a ver también la real”. Y eso fue lo que hicimos, encontrar todo lo que ver en Granada, guardando el difícil equilibrio que hay entre la utopía y la realidad.

La ciudad de Granada siempre ha sido dos. Ya los conquistadores españoles separaron la suya de la de los indígenas con una muralla, hoy sólo testimonio que se ha mantenido en la Plaza de Xalteva, rehabilitada recientemente con fondos de cooperación española (en Nicaragua, las infraestructuras avanzan a golpe de fondos internacionales). Pero Granada sigue siendo dos, la turística, la joya colonial de Nicaragua, y la que está más allá de los arroyos, el alcantarillado abierto de la ciudad, más allá del centro y del Mercado Municipal. Una ciudad de la utopía y otra de la realidad, como todo lo que ver en Granada.

Utopía en ciudad de Granada

Por la silueta de la Catedral se reconoce la utopía que ver en Granada, la de sangre azul, la aristocrática, la turística. Enfrente de ella, la Plaza Central, rodeada de edificios de estilo colonial recuperados para la hostelería, las fachadas de colores, el Palacio Municipal, con sus columnas salomónicas barrocas, bajo cuyos portales, como indica el cronista Fray Agustín Morel de Santa Cruz, acudía la población a abastecerse diariamente, pero hoy ya no; y en la plaza, también los quioscos donde comer el vigorón de Granada, y la gente y los carritos de los helados con campanillas y los raspados, y los algodones, palomitas, caramelos y jugos de frutas.

plaza central

En un lateral de la Catedral se encuentra la Calle de la Calzada, que comunica esta parte que ver en Granada, tan aristocrática, con el malecón y la playa de Granada, en orillas del lago Cocibolca. La Calle de la Calzada es epicentro de la burbuja inmobiliaria de Granada, especulación entre abuelos que aún salen a tomar el fresco por la tarde, divertidos con el deambular de los turistas, y eso sí, gracias a ellos, su calle ya tiene alcantarillado y los cables están enterrados para que luzca el urbanismo colonial rehabilitado por extranjeros, gringos les llaman acá, con plata y buen gusto para la utopía, no como el filibustero William Walker empeñado en quemar la ciudad al ser derrotado; aunque, ahora los precios son prohibitivos y la gente de Granada ya no vive aquí y sus vecinos son hoteles, hostales, restaurantes, cafeterías que hacen cappuccino, y una panadería con pan ecológico, que vaya a saber usted qué es eso de pan ecológico, como si el que comen ellos no lo fuera. Eso sí, las vistas al atardecer de la Catedral desde la Calzada son estupendas.

catedral atardecer

¿Será verdad que la Granada del centro es una utopía, como decía Yexira? Pero como si todos los centros de todas las ciudades no lo fueran. Ocurre también aquí. Ha llegado el turismo en Granada y puedes recorrer la ciudad cómodamente en carruajes con la publicidad de las principales marcas de telefonía, Claro y Movistar, e incluso alguno de los carros lleva las dos publicidades a la vez, como anverso y reverso, tanto monta o monta tanto, o da igual, que lo mismo es. Si quieres algo más de actividad, puedes alquilar una bicicleta para recorrer los lugares imprescindibles que ver en Granada.

También son utópicas las trescientas sesenta y cinco isletas de Granada. Enfrente de la ciudad están todas estas isletas de diferentes tamaños que se originaron hace años tras una explosión del volcán Mombacho. En ellas viven algunas colonias de pescadores, pero cada vez más se ha encontrado un mejor uso para las isletas, algunos carteles de venta o de alquiler dan buena fe de ello. Hay una Nicaragua adinerada, de grandes capitales de familias poderosas que han sabido salvaguardar su dinero y su poder durante los diferentes episodios históricos del país  y que ahora con Daniel Ortega parece que viven tranquilos. Muchas de estas familias ostentan esplendorosas mansiones en las isletas que te llamarán la atención si decides realizar alguna de las muchas excursiones que se ofertan para conocer las isletas en lanchas. Ver el Mombacho desde el lago de Nicaragua no deja de ser un verdadero placer estético.

bombacho desde las 365 islas

Subimos a la Iglesia de la Merced y la altura insiste, la visión aérea de Granada es utópica y bella, tan bella como lo son los bien rehabilitados edificios coloniales, los tejados y los patios interiores que se ven y el azul del lago al fondo, cerca del horizonte. Igual de utópica es la maqueta de la ciudad que se puede ver en el Convento de los Franciscanos, hoy centro cultural cuyo claustro es de visita imprescindible.

que ver en Granada

Realidad en ciudad de Granada

Ni desde las alturas, ni en la maqueta que se puede ver en el Convento de los Franciscanos, aparece el barrio del Pantanal. En el Pantanal, 18.000 personas viven la realidad de Granada, que es la misma que encuentras en el interior de Nicaragua. En el barrio, sin agua potable ni alcantarillado no hay concesiones para el turismo. Fue Antonio quien nos habló del suburbio ¿Y quién es Antonio? El Tío Antonio, como le conocen todos en Granada, es un idealista que nos habla de la realidad de Granada.

El cafe de las sonrisas

Hablamos con él en el Café de las sonrisas. Y sí, nos cuenta historias de sordos, ciegos, sordomudos, niños, niños con padres que no pueden comprar medicamentos, pero son historias de superación con las que alcanzar la normalidad para todos los que nacen fuera de la utopía del centro de Granada. El Café de las sonrisas no es sólo un buen lugar donde comer o tomar un jugo de fruta natural en la ciudad de Granada, también es una ventana a Nicaragua, al amor por Nicaragua.

Al mercado municipal de la ciudad de Granada le da igual el turismo que llega y se centra en la realidad, que es lo suyo. Sigue a su aire, destartalado, agrio, desconchado, en tránsito, sin concesiones, desbordado, se expande más allá del propio edificio en una capa de tenderetes que lo rodea, entre basura que recogerá en un carro algún niño más tarde con una pala cuadrada y se te quedará cara de turista que no entiende cómo, pero aquí es normal. No es una tragedia, pero tampoco una postal.

Entrada mercado Granada

También siguen a su aire las muchas barberías de Granada. La ciudad siempre fue señorial y para ello un buen estilismo es esencial. Las barberías de Granada siempre están llenas, siempre hay cabello cortado en el suelo, aunque el barbero barra entre corte y corte ¡Entre y pregunte! Yo, para qué negar lo evidente, no necesito mucho del barbero, pero los granadinos son extrovertidos como los define Jorge Eduardo Arellano en un capítulo de su libro “Granada: Aldea señorial”, también con mucho sentido del humor, y quizás por ello cuando en la Barbería 007 Unisex, la más antigua en funcionamiento de Granada, o al menos eso dijeron, que los granadinos también son de personalidad imaginativa, pedí permiso para hacer unas fotografías no sólo dijeron que sí, sino que casi posaron hasta que les tuve que decir que no, que siguieran como si nada, como si estuviéramos en la realidad.

barberías de Granada

Aunque para lección de realidad mejor todos los chicken bus de la estación de autobuses; en realidad un solar vacío lleno de basura y perros callejeros (es como si en Nicaragua el perro no fuera una mascota sino un animal sin más). Así se desplaza la gente en el país, en la realidad de vendedores ambulantes y voceros que cantan las paradas, en autobuses donde parece que el espacio ya no da para más, pero sí, siempre cabe una persona más, y eso, eso sí es toda una utopía.

en parada buses

Cómo llegar a Granada con transporte público

El transporte en Nicaragua es básicamente por carretera. A través de autobuses y de minibuses de todo tipo; no es una forma peligrosa, pero sí, incómoda de viajar. Las carreteras no son muy buenas y los transportes siempre están repletos de gente (muchos de los minibuses, por ejemplo, no salen hasta que no se llenan). Viajar con la mochila a cuestas aún lo hace más incómodo porque apenas hay sitio para ella a no ser que viaje en la vaca exterior. De todas formas, con el sistema público de transporte por carretera se llega a todos los lugares y, además, son muy económicos (eso sí, no pidas que sean puntuales, o que tengan mucha frecuencia de paso). No os preocupéis si no sabéis qué transporte abordar, los voceros os dirán el destino y la parada que buscáis; ellos van a comisión con el chófer por lo que cuanta más gente entre más dinero se llevan.

En concreto para llegar desde Managua a Granada hay unos minibuses públicos que salen de la UCA (Universidad Centroamericana), en la Pista Juan Pablo II, y a tres cuadras de Metrocentro Noreste, como referencia. Se trata de un minibús de unas veinte personas y su coste es de 14 córbodas por persona (unos cincuenta céntimos de euro para un trayecto de una hora).

Dónde dormir en Granada

Granada es la joya colonial de Nicaragua, como tal no le faltan diversas opciones de alojamiento; hay oferta para alojarse, desde hostel a hoteles boutique, en función de lo que quieras gastar. La mayoría se encuentran bien situados en el centro, sobretodo alrededor de la Calzada, por lo que no tendrás peligro para llegar de noche. Conforme te alejas del centro los precios se reducen.

PicMonkey CollageNosotros disfrutamos de una estancia de cuatro noches en el Hotel Barcelona. No se encuentra en la mejor zona del centro, sino cerca del Mercado Municipal. Aún así se trata de una muy buena opción con habitaciones privadas alrededor de un fantástico patio interior lleno de plantas, donde poder descansar del calor de la ciudad y charlar con Yexira, la dueña del hotel, una gran conocedora de Granada.

Dónde comer en Granada

La oferta gastronómica en Granada es abrumadora. Vaya, que no te vas a quedar con hambre. Como con el alojmiento, hay donde elegir. Desde comida rápida y callejera como los quesillos típicos nicaragüenses (tortillas de maíz rellenas de cuajada, crema y cebolla, básicamente) hasta restaurantes de alta cocina. Son muy económicos los comedores próximos al Mercado, en ellos hay comida tipo buffet. Un lugar al que os aconsejamos ir es al Café de las Sonrisas, no sólo un café sino toda una forma idealista de afrontar los problemas sociales de Nicaragua y, en concreto, de Granada, donde te servirá tu pedido un chico sordomudo con el que te podrás hacer entender a través de gestos y símbolos que hay en la carta. Además no es caro y se come bien acompañados de buenos jugos de fruta.

Si lo que quieres es refrescarte, tienes oferta de raspados (un tipo de granizado), helados de palillo, jugos frescos o refrescos varios en cualquier rincón de la calle. Aviso: No te sorprendas si te venden el refresco o el jugo dentro de una bosita de plástico; como el agua, es una forma muy popular de servir los líquidos para tomar con caña. En principio es una forma de ser ecológicos con el envase, pero en la práctica, todas esas bolsitas acaban en el suelo por la falta de papeleras.

ARTÍCULOS SIMILARES

5 COMENTARIOS

  1. No visitásteis ni la Alhambra ni el Albaicín? uy, que me he confundido de Granada. Voy siguiendo vuestras aventuras por CentroAmérica. Saludos de parte de un aburrido barcelonés que apenas se mueve de casa

    • Hola! Pues somos un desastre, ni la Alhambra ni nada de eso… Lo sentimos! Jejejeje… Nadie que llega a este blog es un aburrido! Tú también tienes aventuras qué contar. Saludos desde una fría mañana en Xela, Guatemala.

  2. Después de leer todo lo que se puede hacer me han entrado muchas ganas de visitar y descubrir todos estos lugares que mencionas. Esperamos que pronto podamos vivir esta experiencia. Besos para los dos.

Deja un Comentario