El vendedor de leche

0 0

Josua tiene diez años y trabaja cuidando cabras. Los sábados acude a Xela a vender leche. La ordeña directamente de la cabra, la blanca es Fortuna y la oscura Chocolate, y la vende a cinco pesos en un vaso de plástico a la gente que acude al mercado. Poco más conseguimos saber de él; se muestra introvertido, habla con vergüenza, extrañado de que le aborden en la calle para algo diferente a un vaso de leche, extrañado de las preguntas, como sin entender la repentina curiosidad de unos desconocidos por su vida.

Josua

Podríamos hacer muchos juicios y comentarios al respecto, podríamos hacer marketing con las emociones, pero lo único cierto es que Josua es real, y que, a pesar de que nos resulta difícil ver a un niño de diez años trabajando, es algo demasiado habitual en ciertos países de Latinoamérica.

«Un niño es pobre cuando no puede ejercer cualquiera de sus derechos, aunque solo sea uno.»

La pobreza es la que obliga que muchos de estos niños tengan que trabajar. Hay escasez de estadísticas fiables, pero según una infografía sobre desarrollo social publicada a principios del 2015 por CEPAL con datos del 2012, el 40% de niños vive bajo factores de pobreza, lo que corresponde a unos 69 millones de niños, mientras que algo más del 15 % lo hace bajo factores considerados de pobreza extrema.

Guatemala y Nicaragua, en América Central, y Bolivia, en América del Sur, son los países donde un niño lo tiene peor al nacer. A los factores objetivos de pobreza, hay que añadir que estos niños nacen en sociedades extremadamente desiguales donde los servicios sociales son casi nulos, por lo que nadie les garantiza igualdad de oportunidades, haciéndoles aún más vulnerables a la pobreza.

pobreza infantil en latinoamérica

ARTÍCULOS SIMILARES

2 0

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentario