Amanecer en Laguna de Bacalar

Un viaje está hecho de imágenes que flotan dibujadas en el vaho de un cristal. Las imágenes desaparecen y sólo queda una intuición, como cuando se te duerme el brazo, ese cosquilleo fastidioso que te recuerda que sigues teniendo un brazo aunque no lo sientas por el momento, ese cosquilleo fastidioso, ese cosquilleo como un amanecer en la Laguna de los siete colores, uno de los más bellos de México, en el pueblo mágico de Bacalar. El cosquilleo de una intuición.

Un nuevo sol apareciendo, un nuevo día, un nuevo bostezo por las horas que son, que los amaneceres son así, tan exigentes. Un bostezo en unos (… ). En realidad el sol está apareciendo, asciende y se deja un rastro vertical tras él que se refleja en el lago. Las aves despiertan y se llena todo de aves. La escena está sucediendo en la rivera de la Laguna de Bacalar y son las seis y media de la mañana.

visitar laguna de Bacalar

La Laguna de Bacalar es una laguna que se encuentra en el sur del turístico estado mexicano de Quintana Roo, donde la hora no es la central del resto de México sino que es una hora más. Dato éste importante si de lo que se trata es de amaneceres, tan puntuales ellos. La Laguna de Bacalar también se conoce popularmente como La Laguna de los Siete Colores. Su nombre es bien gráfico. No hace falta decir más sobre el cromatismo de la laguna. Sí, de su formación. La Laguna de Bacalar está formada por siete diferentes cenotes, de ahí sus siete colores, desbordados que constituyen una única laguna de cuarenta y dos kilómetros de largo y tan sólo de dos kilómetros de ancho –pura lágrima dulce. La Laguna de Bacalar es apta para el baño, existiendo la posibilidad de hacerlo en un balneario público del mismo municipio de Bacalar, o bien, en alguno de los muchos hoteles o hostels que proliferan en su orilla y que dan acceso a la Laguna de los Siete Colores.

laguna de bacalar

Un nuevo sol apareciendo. Se te queda cara de tonto, como cuando ves a un bebé, o como cuando se te cae la tostada al suelo. Pero cómo es posible, cómo es posible que se me haya caído la tostada al suelo, cómo es que todos nos enternecemos delante de un bebé, cómo es que sí, que cada día es nuevo. Dos viajeros habían coincidido en que Bacalar era mágico. En realidad, en estos momentos, apenas las siete de la mañana, amaneciendo, soy consciente de la belleza del momento. En realidad, tengo el cosquilleo de una intuición.

ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

4 COMENTARIOS

    • ¡Gracias por acompañarnos! El lugar es realmente mágico y poco conocido. Uno de esos lugares donde uno, aunque esté quieto descansando, en realidad, se está moviendo sin parar en su interior ¡Abrazos!

Deja un Comentario