Calles de Oporto

2 0

Recorrido fotográfico por las calles de Oporto

Siempre es igual. Llego a un lugar y es la calle la que comienza a hablar. Me distraigo atendiendo lo que dice y me acabo perdiendo. Suerte de Cris, ella guarda el rumbo doblado en un plano y me rescata.

Sucedió tal como lo cuento, frase más o menos, otra vez en Oporto. Las calles de Oporto comenzaron a hablarme sólo vernos aparecer. Callejear en Oporto fue algo así como un ir dejándome contar historias que ni tenían un inicio ni un final; pero sonaban tan bien… Pocos acentos como el portugués para contar esa clase de historias que hablan del alma y de la vida misma.

La calles de Oporto, Las escalas do Barredo, en el Cais da Ribera, el corazón palpitante de Oporto; la comercial Rua Santa Caterina donde está el Mercado de Bolhao y la azulada Capilla de las Almas; la Avenida dos Aliados con la Plaza da Liberdade y la Iglesia de Trinade; o la artística Miguel Bombada, en el Bairro das Artes… Y todas ellas, en todas las calles de Oporto, historias. La ciudad no deja de hablar a cada instante, sólo hay que estar atento. Al principio su voz se confunde con el jaleo del tráfico y los ruidos propios de cualquier ciudad; pero poco a poco vas aguzando el oído hasta que escuchas las calles de Oporto hablar.

La colada de la familia, el banco improvisado donde se espera, los bancos que desesperan vacíos, el músico en las escaleras de la Catedral de la Sé, mirar desde la ventana, una chica que va al trabajo, el jubilado que sigue esquivando el tiempo, la abandonada que se agarra a su propia sombra mientras da de comer a unos gatos, son inicios de historias que se desarrollan en las calles de Oporto. Al final, las palabras dichas por las calles valen como la literatura efímera, como el relato sin final de un enamorado, como el detalle en un esbozo, como los fragmentos donde se encuentra la misma realidad. Más que una novela falsa donde todo está trabado, callejear por Oporto es la misma vida, bella si atiendes con atención.

ARTÍCULOS SIMILARES

6 0

2 0

2 COMENTARIOS

    • Gracias Patricia… Vas a hacer que me ruborice… Jajajajaja…
      Menos mal que compenso la falta de brío en la escritura con tan buenos amigos.
      Por cierto… De nuevo felicidades por la espectacular imagen que le has dado al blog 🙂

Deja un Comentario