Tres años de arcoíris

9 0

La semana pasada el blog cumplió tres años. Tres años desde que salió el arcoíris. Se dice rápido, mucho más que vivirlo… Y no, no es que nos olvidáramos de semejante fecha; sólo que en ocasiones la vida obliga a postergar celebraciones. Al fin, todo continúa y elegimos quedarnos con lo bueno para otear el horizonte, aunque ahora carguemos con la tristeza, pero ésta también forma parte del equipaje si pretendes viajar honesto.

Cumplimos tres años con el blog, y, os lo aseguramos, lo vamos a celebrar a lo grande con una próxima paradoja: Un viaje que empezó realmente ya hace unos años, está a punto de hacernos caminar… Pero de momento hasta aquí contaremos. Vayamos paso a paso con las sorpresas sin adelantar acontecimientos. De momento, la tarta de cumpleaños nos la vamos a comer en Moscú y en Sant Petersburgo. Sí; en unos días nos vamos a  Rusia a soplar las velas del blog.

 tercer aniversario

Y las soplaremos por los que están con nosotros, por los que ya no están pero siguen presentes, por los que nos apoyan y acompañan, por los muchos amigos que hemos hecho durante este tiempo. Soplaremos las velas por todo lo visto, pero sobre todo por todo lo mucho que veremos muy pronto, por el nuevo diseño del blog, por las colaboraciones, por todos y cada uno de los ánimos de cada día que nos ayudan a continuar adelante. Vamos a soplar las velas con tantas ganas y con tanta fuerza que, quizá incluso, volquemos la tarta con la que vamos a celebrar este tiempo pasado, este tiempo presente, este sueño futuro… Pero eso ni nos importa. Lo importante es soplar con toda la intensidad de que seamos capaces.

Soplar para seguir. Para perdernos en los mapas, romper brújulas, marcar páginas leídas y soñadas. Soplar para seguir. Para desandar todos los caminos posibles, volar con una bicicleta sin pedales, escuchar todas las palabras posibles. Soplar y soplar, aunque se nos vuelque la tarta, aunque se nos desordenen los colores del arcoíris, aunque se nos traspapelen las listas de cosas por hacer. Soplar para seguir. Para andar a la pata coja, saludar con el sombrero a todos los amaneceres, jugar con las palabras de forma que los lugares sean algo más que lugares.

En fin, que cuando soplemos las velas en Rusia, daremos gracias a todos vosotros por estar cerca estos tres años.

Siempre con el arcoíris, oteando con ilusión en el horizonte.

ARTÍCULOS SIMILARES

10 0

3 0

9 COMENTARIOS

  1. Muchas felicidades. No pareis de soplar, que la vida está suficientemente (o, tal vez, demasiado) anclada y hay que soplar mucho para cambiarla.
    Buen viaje y buena celebración 🙂

  2. Uy uy uyyy…algo huele a gran viaje por aquí! Sea como sea muchas felicidades chicos, por muchos más! Y pasadlo genial en Rusia, deseando ver fotos!

  3. Soplad con fuerza, la vida está demasiado pegada como para que baste con un pequeño suspiro. Soplad hasta darle la vuelta, hasta que nada quede en donde solía (que no «en su sitio», porque su sitio esta todavía por descubrir).
    Muchas felicidades y fuerza en esos pulmones. Esperamos que vuestra Rusia sea más amable que la nuestra 😉

Deja un Comentario