Murales de Belfast y Derry

1 0

Los muros dividen, los murales de Belfast y Derry son el testimonio de una división.

Los murales no sólo se encuentran en zona unionista o republicana, también, sin depender de un bando u otro, en la zona donde ocurren las verdaderas cosas, en la zona de lo real, en los barrios, barriadas y periferias, fuera de los centros turísticos. Pero aún así, y cada día más, tras el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 que quiso la paz, los visitantes no quieren perderse los icónicos murales de Belfast o de Derry, los murales que explican una historia de más de 50 años y con más de 3.500 muertes, el conflicto de Irlanda del Norte, o en inglés de The Troubles; sí, los problemas vienen cuando en Belfast media ciudad se enfrentaba a la otra mitad o cuando en Derry, las antiguas murallas aún tenían un sentido más allá del que tienen hoy como recuerdo y memoria.

«Yo también aspiro a derribar algún día todos esos muros, pero aún nos queda bastante por hacer. Antes que nada hay que derribar los muros mentales» (Joe O’Donnell, ex vicealcalde de la capital norirlandesa y primer concejal católico, cita recogida en el artículo de El Mundo).

Lo cierto es que ya no hay muertos, ese es un consuelo, pero la división y la desconfianza persisten.

El Muro de Belfast

El Muro de Belfast

Recorrimos las zonas de los murales de Belfast y de Derry a pie, nos pareció la mejor forma, sentíamos que aquello no era un espectáculo turístico para ir de mural en mural con un taxi negro falso, ya no son reales, sólo son iconografía. En el deambular por un barrio u otro, por un bando u otro, pudimos ver aún las vallas, las alambradas de espino, las cámaras de vigilancia, detalles que quizá desde la ventanilla de un coche no llegan a apreciarse. Impresiona, no hay otro calificativo, ver los parques y guarderías equipados como fuertes o búnkeres, ver a los niños jugar tras los barrotes, como si ellos fueran el símbolo de una división que siempre resta, las placas con los nombres de los muertos, como si ya nunca pudieran descansar.

No se trata de un bando u otro, ni que ondee una bandera u otra, sólo es sufrimiento pero, hoy, con la esperanza de estar trabajando un futuro mejor y dejar atrás los muros de lo que fue, hay que decirlo, una verdadera guerra.

Murales de Belfast

En 20 kilómetros repartidos por diferentes calles, la más importante de entre las republicanas, Falls Road, cerca de la misma sede del Sinn Féin, principal partido nacionalista; justo paralela, como una metáfora de la división o como en un encuentro imposible, Shankill Road, con sus bordillos tricolores marcando su bando unionista.

Murales de Londonderry

Londonderry o Derry, ya el nombre es un desencuentro, aunque el «Puente de la Paz», inaugurado en 2011 para unir, qué si no oficio de puente, intenta solventarlo. Es en la parte antigua de la ciudad donde se encuentran los murales. En el Barrio católico de Bogside, triste por aquel Domingo Sangriento, la esquina autoproclamada como Free Derry y vigilada desde lo alto por el bando unionista, donde en sus barrios de Irish Street y Kilfennan se encuentran los murales reverso de los católicos.

ARTÍCULOS SIMILARES

1 COMENTARIO

Deja un Comentario