Blogtrip a Cádiz, diario real de ficción

El viaje a Cádiz

En un vagón, camino a Cádiz, me he cambiado de plaza, y ahora, gracias a dos pasajeros que han preferido desaparecer a viajar, tengo una ventana y un asiento vacío; tengo Historias de cronopios y de famas, y pienso que me habría gustado viajar o conocer o tutear y olvidar a Cortázar. También tengo un paisaje ocre que se despeina tras la ventana, llueve desde que salí de Barcelona y las nubes se han antojado demiurgos de barro, pero sólo han conseguido ensuciarnos. Y tengo también algunas reflexiones que a ver si consigo alcanzar… Es lo que tiene llevar calcetines desparejados, que cojea uno de la pierna izquierda más que de la derecha y así es difícil andar tras una idea.

Barrio del Pópulo

Hoy me he levantado a la pata coja; no por nada, sólo por improvisar algo de diversión, y resulta que saltando me he encontrado un trocito de cielo, y he acabado por jugar a la rayuela. Se han apuntado algunos niños del barrio del Pópulo y también una gallina tuerta que, en una evidencia clara, no hacía más que guiñarme el ojo. Me he sonrojado y los niños se han reído y a mí me ha entrado la risa tonta, pero tonta como algunas rubias del celuloide que después resulta que de tontas nada de nada. Como el Pópulo, que de tan canalla que parecía, en realidad lo que de verdad tenía era esencia de artista, y hoy diseña sonrisas, como los niños, como la gallina tuerta que no deja de guiñar el ojo.

Plaza de las flores

Entre aquí y allí, entre esos o aquellos, finos o gordos. Así de sencillo: El mundo es un papelón de churros, de finos o gordos, en lo de la Guapa, en la plaza de las flores. Pero que no sea en lunes, en Cádiz los lunes no se elige y la gente se queda donde está. Y con lo indeciso que soy con según que rimas sólo faltaría eso; menos mal que Antonio el churrero es, en realidad, un oráculo aceitoso, capaz de leerle las líneas a los churros y contarte no el pasado ni el futuro, que eso es para aficionados, si no el presente, que se viste jocoso en sus frases como si de un Kike Remolino fuese en una chirigota. Me voy con la extraña sensación de que voy a mojarme una verdad en chocolate a la taza y no sé exactamente como tomármelo, pero seguro que es muy dulce.

Las casas palacio

Si me distraigo he encontrado el lugar perfecto para hacer volar cometas, es sobre la línea blanca de las azoteas de las casas palacio de Cádiz. Así tengo todo el horizonte, lo que es muy conveniente para mi ir distrayendo. Quedan muy bien las distracciones sobre el cielo azul ¿Por qué no lo iba a decir? Hacen piruetas muy ingeniosas y lo que mejor se les da son los tirabuzones; lo único es que tengo que vigilar el vértigo de las calles abajo y que no me salga volando el sombrero. Me estoy un rato, el oportuno, ni más ni menos que las distracciones te hacen perder la noción del tiempo, y me bajo para continuar el día como si nada, aunque el ojo de la Torre Tavira que todo lo ve y con todo juega a levitar, seguro que se ha sonreído como antaño con las cometas sobre las azoteas.

Mercado de abastos

Todo mercado es un trasiego de rutinas. Puedes ir a por algo y volver sin ello, lo que viene a ser un salto al vacío en una lista de la compra con doble tirabuzón incluido. Y en un tropiezo hoy entré en el Mercado de Abastos de Cádiz a por unos esparraguitos y me he perdido para siempre entre doradas y pargos de la Bahía, entre camarones pa tortilla y chocos pa plancha, y almejas, langostinos, gallos y atunes, que si del cerdo los andares, del otro hasta los nadares ¡Un desenfreno pixaaaa! Y he acabado saliendo con una bolsa llena de rutinas nada rutinarias, caprichosas y saltarinas, algo ruidosas, que hacían girar las miradas a cada paso dado y me he quedado tan satisfecho.

La vuelta

Creo que ayer llegué del viaje a Cádiz, pero cosa de los reflejos es que nunca acabas de estar seguro de algo. Qué le vamos a hacer si como una ráfaga o una mentira, o una carambola, sentimos el tiempo como el mutilado el cosquilleo de una extremidad. Y así resulta que aún parece que ando por Cádiz, la maravillosa. Será que nunca te acabas de ir ni de llegar… Mejor así, con todas las reflexiones, con todos los reflejos, vivos por siempre gracias al blogtrip a Cádiz.

ARTÍCULOS SIMILARES

9 COMENTARIOS

  1. Hola Ale,

    Cada vez que escribes, cada vez que leemos un post tuyo lo consigues, tanto hablando de Hemingway como de la Boquería, tus reflexiones, esa articulación de palabras que transmiten el silencioso pensamiento interior, pausado, sincero y sensible ante una imagen, una palabra o vivencia que experimentas.

    Siempre consigues emocionarnos, hacernos sentir un poco como tú te sientes y cómo no, si encimas reflexionas sobre Cádiz, nuestra ciudad, nuestras plazas y sus gentes, no sólo consigues emocionarnos sino incluso penetrar en tus pensamientos haciéndolo nuestro, presentar ante nuestra retina las escenas que has vivido, sentir en primera persona el viento que golpea tu sombrero e incluso la añoranza de aquel reflejo ante el frío cristal de un vagón de tren en el que viajabas alejándote de Cádiz tras una vivencia entre lo real y lo ficción.

    Muchas gracias por todo y por supuesto encantados de habernos conocido y compartido momentos únicos.

    Un abrazo. Luis.

  2. Hola Jose Alejandro,
    Como un mutilado siente el reflejo de una extremidad……
    Que decirte? Hermoso? Certero?? Bello?
    Prosa que acaricia, que despierta, que te atrapa, que te suelta, que te pide volver, que inunda, que transporta, que evoca, que dispara la imaginación, que…..
    GRACIAS!!!!!
    Xavier

  3. Mejor así, vivos para siempre y siempre regresando a Cádiz….

    Ahora mismo volvería a Cádiz, a volar cometas sobre las azoteas, a pasear por el barrio del Pópulo o la plaza de las flores o a encontrarme esa gallina tuerta.

    ¡Genial diario real de ficción Ale! Y genial haber compartido también contigo este viaje .

    Un fuerte abrazo

  4. Hoy me encuentro con un post de Cái y tras él un referente a varios bloggers reunidos en torno a la tacita y me pongo a leer…y os visito… ¡y te descubro!… me emocionas y me río, como los niños del Pópulo y te veo entre camarones, churros y cometas como a tantas otras personas que llegan, y se quedan sin remedio, porque olvidan aquí una parte de ellos…
    Gracias.

  5. Enhorabuena por tu web! Aportas una nueva visión de lugares fantásticos que merece la pena visitar una y otra vez.
    Sólo una cosita… me he quedado con las ganas de compartir alguna de tus entradas pero parece que los botones de compartir no cumplen su cometido (suele pasar) 🙂
    Saludos!

Deja un Comentario