Planes alternativos para disfrutar París

Cinco planes alternativos para disfrutar

París, tan abundante de tópicos que le perdemos el rastro; el que más, ciudad del amor, que parece que todo el mundo que vive o visita París debe estar enamorado. Si así fuera, la ciudad concentraría tan alta concentración de enamorados por metro cuadrado que moriríamos de amor, que debe ser la muerte más cruel de todas. Muero por ti tendría un nuevo sentido.
Si vas a París y no estás enamorado lo mejor será tener un plan B: Fuera tópicos, sólo la ciudad por descubrir y disfrutar como un parisino más, busca un buen apartamento en París y utiliza esta guía para no pecar de amor. Aunque, irremediable, y a pesar de todo, quizá te vuelvas a enamorar…

Les Catacombes

Huesos, no sabemos si enamorados o no, pero huesos al fin y al cabo, es lo que encontramos en Avenue du Colonel Henri Rol-Tanguy, la entrada a uno de los cementerios más famosos de París; las catacumbas, popularmente, son un entramado de pasos y túneles llenos de cráneos y otros huesos. Historia de muertos, y, en definitiva, historia de París desde el S. XVIII.
http://www.catacombes.paris.fr/

La Défense

Eso es precisamente lo que buscamos, una defensa; lo contrario al amor es la frialdad, contra el candor del corazón la línea recta del hormigón y del vidrio y del aluminio, los de La Défense, el moderno barrio de negocios del oeste de París. Aunque otros negocios que no sean empresariales nos pueden tentar: Podemos encontrar más de sesenta esculturas de arte contemporáneo y jardines como el dedicado al ilustrado Diderot.

Le Camion qui fume

¿Un camión que fuma y que vende hamburguesas? ¿Se te ocurre algún lugar menos romántico que este para comer? París se vuelve loco con este camión de hamburguesas, americanas en esencia, pero con un toque muy francés. Tienes que estar atento a su página web para saber cuáles serán las próximas paradas que haga.
Logo de la web

Boulevard Clichy

Si ya de por sí hay poco espacio para el amor entre cancanes, filosofía de vodevil, puertas afuera de ese icono del jolgorio nocturno que es el Moulin Rouge, otro jolgorio, este ya sin condiciones, para mayores de edad, el de los sexshops, peepshows y otras venias carnales que se encuentran a banda y banda del Boulevard Clichy de noche.

La Flèche d’Or

Que no la de cupido, esta otra flecha es más bien musical, algo, o muy underground, bastante canalla y ecléctica. En 102 bis Rue de Bagnolet, La Flèche d’Or, una de las salas de conciertos más populares actualmente, situada en una antigua estación de la petite ceinture, la estructura anterior al metro que circundaba Paris, es un buen lugar para disfrutar de la música. Estés o no enamorado…
Portada de un concierto

ARTÍCULOS SIMILARES

6 COMENTARIOS

  1. Me ha encantado sobre todo el primer párrafo. jajajaja Me ha hecho reírme un buen rato y estoy absolutamente de acuerdo. La verdad que en todos lados hay tópicos y clichés sobre el destino en sí. Pero lo de Paris y el amor, se lleva la palma.

    Me apunto alguno de estos planes que no conozco para una próxima visita. Aunque me imagino que también podremos ir aunque estemos enamorados no? 😉

    Un abrazo

  2. Hola Carol! Nos hace mucha ilusión esa risa 🙂
    Y por supuesto, París es siempre una buena idea… Estés enamorado o no o quieras enamorarte… Jejeje

  3. Ja, yo tampoco entiendo a qué viene que París sea la ciudad del amor… Pero lo cierto es que la ciudad me vuelve loca. Nunca diría que no a una visita aunque ya haya estado unas cuantas veces… Porque siempre hay cosas nuevas que descubrir en ella. Cuanto más la conozco, más me gusta 🙂 Ahora, lo del amor, no lo veo yo tan claro.
    Por cierto, me encanta la nueva estética. Chulísima! Ánimo con ello, que sabemos que es un trabajo duro 😉

  4. ¡Cómo me han gustado estos planes! Me quedo con el de la hamburguesería sobre ruedas, a ver si coincidimos y podemos probarla. Las catacumbas ya la teníamos entre nuestros ‘must’ 🙂

Deja un Comentario