Relojes en el mundo

Cinco destinos con relojes famosos

Desde tiempos de Ulises, viajar ha sido una cuestión de tiempo. Igual que el héroe debía llegar a Ítaca a tiempo de evitar que alguno de los pretendientes convenciera a la paciente Penélope para casarse y, de paso, acabaran con los bienes de palacio, de la misma forma, hoy en día, viajar es siempre llegar puntual a algún lugar o acontecimiento.
Hay lugares donde seguro es más fácil llegar puntuales.

Reloj universal de Alexanderplatz

 
Reloj universal de Alexanderplatz
 
En el centro de Berlín y como testigo de una época, puedes encontrar el Reloj universal que el régimen comunista plantó en medio de la plaza para que los habitantes de la ciudad supieran la hora de todo el mundo (a dónde no podían ir, como paradoja).

El Big Ben

Big Ben
Quizá el reloj más famoso del mundo, al menos durante una época sirvió para sincronizar el tiempo, siempre puntual, de todo un imperio. Conocido popularmente como Big Ben es una de las caras más representativas de Londres.

Reloj astronómico de Praga

Reloj astronómico de Praga
Una de las atracciones turísticas más populares de Praga se encuentra en la fachada sur del Ayuntamiento, en la Ciudad Vieja. El Paseo de los Apóstoles, una procesión de figurillas, que tiene lugar cada hora en punto es toda una performance temporal.

Reloj de Time Square

Time Square

 

El reloj más cinematográfico del mundo no podía estar en otra ciudad que no fuera Nueva York. Protagonista de la multitudinaria fiesta de Fin de Año, en la intersección más comercial del mundo, Broadway con la Seventh Avenue, una bola de luz desciende para dar la bienvenida a todas las nuevas promesas del año.

Reloj floral de las Cataratas de Niágara

Reloj floral de las Cataratas de Niágara

 

Una catarata es el perfecto símbolo del paso tiempo: Todo acontece para permanecer igual, siempre el mismo salto de agua, pero diferente en sí. De camino a tu excursión a las cataratas, en el Niagara Glen Park, encontrarás uno de los relojes florales más bellos del mundo.

ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

8 COMENTARIOS

  1. Qué chula la entrada 🙂 Siempre que veo este tipo de listas no puedo evitar pensar cuántos «elementos» me faltan por conseguir. Los tres primeros tienen check. Los dos últimos, NY espero que caiga en un futuro no muy lejano. Las cataratas del Niágara, con todo, ya no me atraen tanto… Las masificaciones echan un poco para atrás, jeje.

  2. Qué chula la entrada 🙂 Siempre que veo este tipo de listas no puedo evitar pensar cuántos «elementos» me faltan por conseguir. Los tres primeros tienen check. Los dos últimos, NY espero que caiga en un futuro no muy lejano. Las cataratas del Niágara, con todo, ya no me atraen tanto… Las masificaciones echan un poco para atrás, jeje.

  3. Qué chula la entrada 🙂 Siempre que veo este tipo de listas no puedo evitar pensar cuántos «elementos» me faltan por conseguir. Los tres primeros tienen check. Los dos últimos, NY espero que caiga en un futuro no muy lejano. Las cataratas del Niágara, con todo, ya no me atraen tanto… Las masificaciones echan un poco para atrás, jeje.

  4. Qué chula la entrada 🙂 Siempre que veo este tipo de listas no puedo evitar pensar cuántos «elementos» me faltan por conseguir. Los tres primeros tienen check. Los dos últimos, NY espero que caiga en un futuro no muy lejano. Las cataratas del Niágara, con todo, ya no me atraen tanto… Las masificaciones echan un poco para atrás, jeje.

  5. … Quizá por ese «pressing» temporal, viajar sin reloj y deambular por las ciudades sin prisa (y sin rumbo en muchas ocasiones) es la mejor manera de sentir su latido… 🙂 Je,je,je… Añadiríamos el Reloj de Sol, en Madrid, y el solar de Stonehenge, en Inglaterra.

  6. Yo tenía claro que quería ir a ver el Big Ben algún día y Londres en general pero no conocía el Reloj universal de Alexanderplatz en Berlín y el Reloj astronómico de Praga, que también estaría curioso verlos, además de que son ciudades que quiero visitar igualmente, tanto Praga como Berlín

Deja un Comentario