Diez imprescindibles que ver en Oporto

30 0

Qué ver en Oporto en 2 días

Calles de Oporto | Fotogalería

Diez cosas que hacer en Oporto

Hay almas que se encariñan de lo ruinoso, de la dejadez lánguida, de la ruina; suelen ser amantes de la belleza franca, románticos y lunáticos, paseantes que creen en los fantasmas, en aventuras del destino. Para ellos, Oporto es una joya. Para todos, Oporto, ciudad de caminantes, es el destino ideal para escapar aunque solo sea un fin de semana. Si vas a viajar a Oporto ¿Qué ver en Oporto un fin de semana? Tiempo suficiente para disfrutar de las gaviotas, los azulejos, la luz atlántica de la tarde, la colada tendida, el gesto encorvado de sus viejos, la airosa decadencia que lucen algunas ventanas desportilladas y algunos edificios de carácter británico desconchados. Oporto, sin ninguna duda, es la joya romántica que más hemos disfrutado siempre de nuestros viajes por Portugal.
Oporto con gaviota

Oporto con gaviota

Ser considerada la segunda ciudad de Portugal es una descortesía a su frágil belleza; viajar a Oporto es ver cómo atardece sobre sus tejados, mientras vuelan bajos los aviones que llegan al aeropuerto, o acudir a ver cómo se van encendiendo las luces de las cavas en Vila Nova de Gaia, cómodamente desde una terraza de La Ribeira, para comprender que Oporto concentra tan bien como Lisboa, o quizá, mejor, esa esencia melancólica de la saudade portuguesa que un buen hombre como Pessoa ayudó a internacionalizar en la tradición de la añoranza universal. Así que te vamos a mostrar diez cosas que hacer en Oporto ¡Y recuerda viajar siempre con seguro de viaje! Sólo así podrás disfrutar con tranquilidad de nuestros imprescindibles de Oporto.
Panorámica de Oporto

Panorámica de Oporto

1.Comer bifanas
Oporto es callejera y como tal come. Quizás por ello tenga, a parte de las famosas tripas al estilo de porto, plato que, por otra parte, dan nombre a los habitantes de la ciudad, los tripeiros, otros bocados que se pueden compartir en la barra de un bar, charlando con alguien sobre el paso del tiempo y otras filosofías populares. Las bifanas son una clara muestra; pequeños bocadillos, montaditos de carne de cerdo con una salsa muy picante, de esas que te ofrecen la excusa perfecta para tomarte un par de cervezas nacionales bien frías, una Sagres o una Super Bock ¿Su precio? Desde un euro a tres y un rato de conversación. Las mejores las puedes comer en el Conga, en  Rua do Bonjardim, 314, el antiguo y conocido bar que cocina las bifanas a pie de calle, no paran, deben hacer miles al día, está muy concurrido a la hora de comer o a media tarde. Sin duda, es una de las diez cosas que hacer en Oporto.
2.Librería Lello
Todas las librerías deberían ser Patrimonio de la Humanidad. Pero si además, resulta que es una de las librerías más bellas del mundo, aún con más razón. La librería Lello sirvió de fuente de inspiración para la saga de Harry Potter; su creadora, J.K Rowling, se dejó embargar por la escalera de madera y sus altas estanterías llenas de libros para crear un ambiente de magia acorde al personaje. Esta librería es una de las diez cosas que hacer en Oporto, y la encontrarás cerca de la icónica Torre de los Clérigos y su fachada con motivos modernistas y neogóticos sirve de faro para encontrarla. Parece mentira que tanta belleza aún sobreviva al asedio de tantas visitas.
3.Catas de vino
Uno de los vinos más famosos del mundo envejece en barricas de roble en la ribera del río Duero, en las múltiples bodegas que se esparcen por Vila Nova de Gaia y que se pueden visitar. Ofrecen catas de sus diversas tipologías: Ruby, intenso granate; Vintage, embotellado dos o tres años después de la vendimia; el Tawny, de color marrón dorado. Toda una riqueza de sabor que se puede maridar tanto con acompañamiento dulce como salado.
Una cata es una de las diez cosas que hacer en Oporto, y puedes hacerla en alguna de las bodegas más populares: Bodegas Sandeman, con su logotipo que parece un superhéroe de Norma Cómics; Bodegas Ramos Pinto, toda una institución en el mercado de vinos de oporto desde 1880, o sólo por citar las más conocidas, bodegas Ferreira, Calem, Offley, Croft o Graham’s. Puedes ir por libre o bien comprar alguno de los muchos tours que hay disponibles.
Cavas Sandeman

Cavas Sandeman

4.Vistas sobre Oporto
Oporto juega con el visitante a mostrarse y a ocultarse, un veo-veo urbano y coqueto. Hay muchos lugares desde los que contemplar la ciudad ¿Qué hacer en Oporto para verla en plenitud desde lo alto? Puedes dirigirte a La Ribeira y cruzar el Puente de Luis I con esa estética tan peculiar que parece que recorres horizontalmente la Torre Eiffel. También puedes ver como el atardecer dora los tejados de Oporto mientras las gaviotas anidan, desde el mirador de la Catedral de Sé de Oporto. Pero sin duda, la vista de pájaro la disfrutarás si montas en el teleférico, un cable de modernidad que cruza las cubiertas de las antiguas bodegas que cuidan la riqueza vinícola de la ciudad.
Vistas desde el funicular de Oporto

Vistas desde el funicular de Oporto

5. Mercado de Bolaho
El Mercado central de Oporto a pesar de su decadencia, de que se cae a trozos y hoy en día se encuentran sus dos niveles reforzados con andamios, es una de las zonas más concurridas y animadas de la ciudad. Y sin duda una de las diez cosas que hacer en Oporto: Un trasiego de señoras y señores que acuden a realizar la compra del día por sus pasillos, donde aún se escuchan los ecos de las animadas verbenas de las dependientas de antaño. Por cómo compra y el qué conocerás un lugar, el Mercado de Bolaho, en su decadencia, muestra más que cualquier museo, la vida diaria y popular.
Mercado de Bolaho

Mercado de Bolaho

6. Un poco de Historia y tiempo
 
Todas las estaciones de tren son perfectas para ver pasar el tiempo; los andenes son relojes de un tiempo íntimo, son compendios de añoranzas y sueños. Del paso del tiempo sabe mucho la Estación de Sao Bento, uno de los muchos imprescindibles que ver en Oporto. Y no es para menos, en sus más de 20.000 mosaicos está toda la Historia de Portugal.
Se encuentra en la Praça de Almeida Garrett, justo en el punto donde confluyen Rua dos Clérigos y Rua 31 de Janeiro. El señorial edificio neoclásico da paso a un amplio hall, iluminado por las grandes vitrinas de la fachada, donde se encuentran los famosos azulejos del pintor Jorge Colaçao. Un visible reloj marca el camino a los andenes, por aquello de que el viajero no se distraiga en la contemplación y pierda el último tren que le ha de llevar a su destino.
Historia en la estación

Historia en la estación

7. Tomar un café
El café en Portugal siempre sabe bien. Es un placer que se sigue cuidando, una cultura que resiste a las franquicias mundiales, un arte que queda patente en el vocabulario que se emplea: un café en Lisboa, por ejemplo, se llama bica; pero en Oporto es un cimbalino. Puede ser abatanado, pingado, garoto, escaldado… Pero lo que sí ha de ser es servido sobre una de las lustrosas mesas del Café Majestic, y a poder ser, acompañado por uno de esos pasteis de nata de la tierra. Una de las cosas más dulces que puedes hacer al viajar a Oporto.
El café Majestic, situado en la comercial y animada Rua Santa catarina, es un imprescindible de toda visita a Oporto. Entrar en él es traspasar la barrera del tiempo y dar de frente con la belle époque, con una fantasía art decó de ángeles con carrillos de madera, espejos con marcos de madera noble floreada y sobres de mármol ¿Cómo no disfrutar aquí del buen placer de un cimbalino en taza de porcelana?
8. Callejear
Oporto es una ciudad de esas que deben ser caminadas; cualquiera de sus avenidas, calles y plazas son un destino dentro de la misma ciudad. Pero, quizá, es el Centro Histórico, Patrimonio de la Humanidad, la zona más bella de caminar, la que mejor encierra la esencia de Oporto. Una de las diez cosas que hacer en Oporto sin falta es caminar por sus calles, simplemente -No hay nada menos simple, en realidad, que caminar-.
Centro histórico de Oporto

Centro histórico de Oporto

Dejando atrás la Catedral y ”las verdades”, hay que tomar el descenso de la Escada do Barredo, mejor bajar con las vistas del Duero que subir sufriendo. La escalera serpentea por entre casas cubistas que se sobreponen unas contra otras, de color amarillo y que tienen como apéndice, todas, su ropa tendida, su lavadero de mano, aquellos que lavan frotando la ropa contra una piedra, sus macetas, algún gato remolón, algún vecino que te mira mientras fotografías lo que el considera su cotidianidad.

9. Entrar en una Iglesia
La románica, fuerte y maciza, Catedral de la Sé tiene una fachada barroca y encierra en su interior un tesoro gótico. Todos los niveles históricos de la ciudad están a la vista, y es que Oporto no sabe, o no quiere, ocultar nada su real vida, aquella historia en pequeño y minúscula, que hizo de ella lo que es hoy en día.
catedral

Catedral de la Sé

El tesoro gótico, una de las diez cosas que hacer en Oporto, tiene forma de un claustro en el que los azulejos juegan a perfectos claroscuros de sombras azuladas según el capricho del sol y los ángulos que le muestran  sus arcos.
Claustro de la Catedral de Oporto

Claustro de la Catedral de Oporto

La entrada a la Catedral es gratuita; pero si quieres disfrutar de su claustro te costará 3 € que te permiten, igualmente acceder a la Casa do Cabildo, donde se guardan todos los tesoros que orfebres artísticos elaboraron.
Si la Catedral de Oporto es un imprescindible del arte sacro, no es menos La Iglesia dos clérigos y su torre granítica, uno de los iconos más fotografiados y representativos de la ciudad, la torre más alta de Portugal, que cuenta la leyenda que padre e hijo, artistas de circo, la subieron escalándola sin artificio más que sus manos. No resulta una hazaña pequeña, pues resulta que la Torre dos Clérigos asciende un total de 76 metros de altura.

Al igual que ocurre con la Catedral, el acceso a la Iglesia dos Clérigos es gratuito; pero si quieres ascender los más de 200 escalones en pos de unas vistas sobre los tejados de Oporto, de la Torre, tendrás que pagar 2 €, aunque, de todas formas, viajar a Oporto no resulta caro si miras el bolsillo.

10. Descansar
Viajar también es descansar, y sin duda, es la principal de las diez cosas que hacer en Oporto. Toda ciudad para ser andada debe, primero, saber mostrarse fácil en el descanso. Oporto, aunque no lo parezca por todas sus subidas y bajadas, sabe mucho del arte del descansar. El Barrio de Ribeira es una clara muestra. Pocos lugares mejores para ir viendo como el sol se va poniendo y cede su espacio a la noche y con ella a todas las luces, naturales, esas estrellas o la luna, mejor llena y reflejada en el Duero, o artificiales, en la otra ribera, donde están las cavas que anuncian como si fueran teatros sus espectaculares vinos.
La noche de Oporto

La noche de Oporto

La Ribeira con sus famosas casas enfrentadas al río, coloridas y algo británicas, es un lugar estupendo para descansar, paseando relajadamente mientras las gaviotas pintan de acrobacias el crepúsculo, o, bien, sentados en alguna de sus muchas terrazas animadas en charlas.

ARTÍCULOS SIMILARES

30 COMENTARIOS

  1. Adoro Porto. Adoro esos aires de ciudad avejentada con tanto que contar. Adoro esos pasteles que he visto en el café Majestic (natas), la librería, los azulejos… Adoro pasear y que las sábanas tendidas acaricien mi cara. Adoro!! 🙂

  2. Mira que me gustó Oporto! Tiene ese aspecto decadente y desordenado que la convierte en un paraiso para el amante de la fotografía callejera, y de cualquier persona que sea capaz de soportar largas escalinatas y callejones medio ruinosos. Es una ciudad que, o te enamora, o la odias. En mi caso lo primero.
    Aunque la tengo fresca, ha sido agradable recordarla con vuestro artículo!
    Un abrazo 🙂

  3. […] Hay lugares que no necesitan de excusa para ser visitados; así le sucede a Lisboa, que sabe conservar el glorioso vestigio imperial y sacar lustre a la nostalgia, que presume de azulejos, pavimentos de mosaico y sigue jugando a cruzar y descruzar intersecciones con tranvías que traquetean, que suben y bajan por cada uno de sus barrios, personales e intransferibles, populares, cálidos y lustrosos. Una ciudad donde aún es posible ver a ancianas con piernas envueltas en polainas, donde resuena el recuerdo de una alegría ausente en forma del eco pronunciado de la saudade, y, donde el caminar de Fernando Pessoa recibe el nombre del desasosiego, es, seguro, una ciudad que se sobrepone a cualquier tragedia, cualquier olvido, cualquier terremoto. Por eso, queremos mostrarte qué hacer, los barrios y las visitas que no puedes perderte de Lisboa. Un recorrido por los imprescindibles de Lisboa, al igual que ya hicimos con Oporto. […]

  4. Hoy he ido a Porto, aprovechando nuestras vacaciones en la Guardia, con mi mujer y tres niños pequeños. Llegamos a las 12.30 hora española. Salimos a las 21.30 hora española. ¿Qué pudimos hacer en 9 horas y con tres peques? Me leí la noche anterior vuestro reportaje. Confié en tener acceso en el móvil estando en Porto pero no fue así. Pero recordaba las siguientes palabras: bifana, torre dos Clérigos, librería Lello, cimbalino con pastéis de nata en el Majestic, estación de San Bento, La Ribera, el puente, el funicular sobre las bodegas, la catedral de la Sé.
    Nos encantó a todos y disfrutamos muchísimo.
    Enhorabuena!

  5. Wow! Apuntadas estas 10 propuestas para ver en Oporto..nos vamos la próxima semana! y buscamos un lugar de relax!…creo que pasaremos varios atardeceres en el barrio de Ribeira.
    Un saludo,
    Vero.

  6. Excelente Oporto!!..Ciudad pequeña…pero magica….que te transporta!!!…Sus atardeceres junto al rio y restaurants….son espectaculares!!..Ciudad ideal para ir en pareja y flia…

  7. Oporto…ciudad maravillosa donde las haya!!!!!, hemos tenido la suerte de visitarla en el periodo de un año cinco veces y es simplemente ESPECTACULAR…..,su decadencia hace de ella algo entrañable y muy muy agradable. Volveremos

  8. Me ha encantado tu post y me he apuntado los 10 ítems para mi viaje a Oporto. Ahora bien, voy cuatro días y me parece q uno de ellos lo podría destinar para visitar otra población. Qué me recomiendas? Hay alguna población cercana q merezca la pena visitar? Pq tambn había pensado n visitar Lisboa pero nsé si queda muy lejos en tren/bus y si es muy caro dsd Oporto.

    Muchas gracias d ante mano!

  9. Quiero volver a Oporto, pero me gustaria llgar desde España, acompañando el curso del rio Duero. Lo hice en 1976 y casi no me acuerdo del recorrido. me puede ayudar ??
    gracias anticipadas

  10. Preciosa ciudad y gente amable, las bifanhas muy buenas y picantes pero el hijo lo reformo en el 2012 y no conserva ni una foto del antiguo local(para mi una ofensa al logro paterno y a la historia que podia tener, parece que le importaba mas el dinero y expansion que una bonita historia familiar).
    Muchas gracias por los imprescindibles(por mi reducidos a nueve, lo siento) Alejandro, eres grande.

  11. Preciosa ciudad y gente amable, las bifanhas muy buenas y picantes pero el hijo lo reformo en el 2012 y no conserva ni una foto del antiguo local(para mi una ofensa al logro paterno y a la historia que podia tener, parece que le importaba mas el dinero y expansion que una bonita historia familiar).
    Nosotros hemos hecho de Lisboa a Oporto(A lisboa no supe encontrarle el encanto) en 13 dias, precioso pero no os fieis de los conductores de por aqui.
    Muchas gracias por los imprescindibles(por mi reducidos a nueve, lo siento) Alejandro, eres grande.

  12. hola buenas noches, dentro de unos dias, para ser mas exacta del 24 al 27 de marzo mi chico y yo vamos a irnos a oporto, tenemos destino claro pero no tanto el que ver por alli…jajajajaja alguien me podría echar una mano? me encanta pedir consejos de ¿que ver? por estos foros, porque la gente que te contesta es de alli y te va a mandar ver cosas que las guías turísticas no te mandan…y en el fondo..son las mas bonitas.
    Muchas gracias!!

Deja un Comentario