Colina Negra

4 0

Un libro de viajes

¿Puede un escritor viajero escribir una novela sobre personas que no viajan? Bruce Chatwin, exponente de escritor aventurero, maldito y ambicioso, fue desafiado en muchas ocasiones a dejar de ser un escritor nómada, como si tal condición le impidiera entrar en el club de autores serios.
Bruce Chatwin
Su respuesta fue una novela seca y desoladora titulada Colina Negra; la historia de unos gemelos a través del siglo XX y enraizados en Gales, en el folclore y la geografía, en una tradición, en un espacio limitado. Dos protagonistas que son vehículo para trazar tantos temas diferentes que una única lectura de la obra resulta imposible. Este título, como el resto de la obra de Bruce Chatwin, y como él mismo, está lleno de falsedad, de doble lectura, de niveles de significación, de dualidad y complejidad, de medias verdades que dicen más que la verdad documental tan valorada hoy en día.
Pero ¿Logró desmentir a sus críticos? No, por suerte. A pesar de que la novela se esfuerza en permanecer en un espacio fijo; algunos de los personajes son verdaderos viajeros. Viajeros a pesar de la ausencia del mismo viaje, viajeros que sufren al verse permanecer en un mismo lugar por cierto determinismo, viajeros que no saben que lo son, inadaptados en forma y espíritu.
El nómada es aquel que no tiene miedo al mundo o por lo menos, éste, no oscurece la pasión por descubrir. Así pues, no podía ser de otro modo, el primer recuerdo de los gemelos es una picadura de una avispa. El peligro, la agresión por parte de lo que nos rodea. Desde ese primer recuerdo, la experiencia vital de ambos hermanos les lleva al rechazo por todo aquello que no forma parte de su cosmos: La granja La Visión, su madre, el trabajo y el lazo casi místico que les une. Fuera de todo esto, todo es peligro. El miedo por el cual el viaje es imposible.
Pero a pesar de ello, en la novela se cuela constantemente la India como una añoranza por un tiempo mejor, como un recuerdo de la madre, y Lewis, el gemelo primogénito que, a diferencia de Benjamín, “No temía a la oscuridad ni a los extraños”, es todo un viajero aunque no consiga deshacerse del lastre que le impide volar. Por amor muchos se sacrifican. A pesar de que, salvo una pequeña excursión a la playa, en la novela no se deja de pisar el campo Galés, en todo momento, la idea del viaje, de la iniciación, no deja de flotar en el ambiente como una posibilidad, como un pasado, como un imposible.
Colina Negra puede ser considerada la novela sedentaria de Bruce Chatwin, puede contradecir a aquellos que le señalaban como un escritor nómada como si tal fuera una  mala cualidad. Pero para todos aquellos lectores viajeros la obra no es más que un elogio del viaje, respirarán viaje en todos los pasajes, notarán su falta y su necesidad y a la pregunta de ¿Puede un escritor viajero escribir una novela sobre personas que no viajan? no habrá más respuesta que decir no, que Colina Negra es todo un libro de viajes.
OBRAS
En la Patagonia 1977
El Virrey de Ouidah 1980
Colina negra 1982
Los trazos de la canción 1987
Utz 1988
¿Qué hago yo aquí? 1989
Anatomía de la inquietud 1997
SOBRE EL AUTOR
Bruce Chatwin, Nicholas Shakespeare Muchnik. El aleph editors
Bajo el Sol, las cartas de Bruce Chatwin, ed. Sexto Piso.

ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

0 0

4 COMENTARIOS

    • ¡Gracias! Hay tanto que leer que aveces nos perdemos entre tantos títulos. Éste libro es triste, pero a la vez alegre, es una perspectiva agridulce sobre la vida. Uno se encariña con los gemelos protagonistas y muchos otros de los personajes.
      ¡Saludos!

  1. De él sólo he leído En Patagonia y la verdad es que no sabía muy bien de qué trataba Colina Negra. Me la apunto, a ver si tengo un poco de tiempo 😉

Deja un Comentario