Esencias de Normandía y Bretaña (I)

Los cielos de Normandía

cielos bellos de Normandía

cielos bellos de Normandía

Hay lugares celestiales, celestes en soberbia, sublimes perfectos. Lugares que por su atributo dejan de ser terrenales y concentran su emoción a lo alto, allí donde se encuentra la esfera aparente azul y diáfana  que rodea la Tierra.
 
Normandía y Bretaña nos sorprendieron con un cielo en creación continua, mutante en búsqueda de una perfección artística, que nos esclavizó a mirar hacia arriba, hacia el horizonte, a las nubes, a los azules, violetas, grises, a la luz, al color, como si fuéramos aquellos ya antiguos impresionistas intentando plasmar en óleos la belleza sutil de los cielos. Sentir cómo el cielo te abraza místico y te zarandea la conciencia indicándote que gracias al gozo estás vivo.
Cielos de mar, de montaña, cielos azul cielo, otoñales, cielos de crepúsculo, luminosos, sombreados por las nubes que vienen arrastradas desde el Canal de la Mancha, cielos nocturnos. Sólo cielos, suficientemente cielos.
Y estos son los cielos de Normandía, te los dejamos aquí para que los disfrutes.
  • Cielos que fueron testigos de la máxima crueldad humana

Los cielos en las playas que fueron testigo del Día D, durante el Desembarco en Normandía.

Playa de Romanches

Playa de Romanches

Una de las más famosas, Omaha beach

Una de las más famosas, Omaha beach

 

  • Cielos místicos

El del Mont Saint Michel, una de las cunas religiosas más importantes del catolicismo.

Mont Saint Michel

Mont Saint Michel

  • Cielos obreros

Los cielos que ven el trabajo diario de la gente que recoge las famosas ostras normandas.

Vivier-Sur-Mer

Vivier-Sur-Mer

  • Cielos aristocráticos

Los cielos de Normandía también son el marco para castillos de fábula.

La Suiza Normanda

La Suiza Normanda

  • Cielos playeros

Los cielos de Normandía son ideales para hacer volar cometas en la playa.

Playa en Ouistreham

Playa en Ouistreham

  • Cielos de fantasía

Cielos donde el horizonte se confunde.

Saint Malo

Saint Malo

Hemos intentado traérnoslos a casa para que cuando panorámicas más rutinarias acechen, podamos cerrar los párpados y ver tras ellos, superpuestos, cielos sublimes perfectos.
Más esencias de Normandia y Bretaña: El otoño

ARTÍCULOS SIMILARES

3 COMENTARIOS

  1. Con fotos o sin ellas (aunque no sobren nunca), el encanto del buen viaje, del buen viajero, es que puede cerrar los ojos y ver de nuevo los cielos, los horizontes, las caras… Rebobinar con el boli de la memoria todas las veces que haga falta la cinta de la vida ;D

Deja un Comentario