Cuatro días en Flandes (I)

5 0

Bruselas

Hay ciudades de las que, nada más aterrizar, sabes que te enamorarás y en las que dejarás al partir un trocito de corazón (en sentido figurado, que si no íbamos listos). Bruselas es una de ellas ¿Pero cómo podía ser de otra forma para una barcelonesa de pro? Aunque parezca mentira, ambas ciudades guardan muchas similitudes ¿Uno de los símbolos más populares de Bruselas? El niño meón ¿Uno de los rasgos fundamentales de las calles de Barcelona? La falta de urinarios públicos, ergo, las esquinas, sobre todo las noches de verano, suelen ser mingitorios muy recurrentes.
Bromas a parte… Bruselas y Barcelona mantienen una semejanza importante: ambas son joyas del Modernismo. Ambas compartieron en su época la revolución de la curva y del preciosismo, de la delicadez y la artesanía popular como lujo estético.
¿Qué importa que Bruselas sea la sede de la Comisión Europea, del Consejo Europeo y una de las dos sedes del Parlamento Europeo cuando, en realidad, es algo más que la pura burocracia institucional? Es la ciudad del cómic, del surrealismo de Magritte, de los calores de Rimbaud y Verlaine, de la Grand Place de Victor Hugo; más que todos esos trajes uniformados de la alta cumbre política, Bruselas es una ciudad para los sentidos que se camina poco a poco, con caricias llenas de detalles.
CALLES
Caminar por Bruselas puede ser como ir paseando entre viñetas de cómics. Más de cuarenta murales esperan sorprenderte: Tintín, Spirou, Lucky Luke, Titeuf, Marsupilami… Y tantos otros que nos acompañaron en lecturas refrescantes, ahora, en la ciudad te acompañan codo con codo.

En los momentos que el cuerpo necesita un refrigerio qué mejor que una buena olla con su kilo de mejillones y sus patatas fritas, y mientras con su concha vas sorbiendo el caldo te acompañas de una buena cerveza ¿Buenos lugares donde disfrutar de este suculento plato? Sin tener que alejarse del centro: “A la Mort Subite” y “Le- Pré-Salé”.

¿Más lujos callejeros? Cómprate una cajita de bombones deliciosos y ve a pasear por las aristocráticas Galerías Saint Hubert y que no te de corte que la gente se gire a mirarte cómo vas chupándote los dedos, es lo que tiene el chocolate ¡Que no lo hagan tan bueno!
No olvides ir a la Place du Jeu de Balle, el Mercado Antiguo de Bruselas, a buscar trastos fuera de cualquier tiempo. Aquí encontrarás buscadores de trastos fantásticos, coleccionistas de sellos extraños, cazadores de muebles antiguos, recolectores de postales. Date una vuelta entre cachivaches y personal para, después, si te acompaña el día, como a mi me lo hizo, con un cielo soleado otoñal, sentarse en una de las terrazas a tomar una buena cerveza y desde más lejos, guiñarle el ojo al pasado.

MONUMENTOS
La Grand Place tiene un marco literario usado hasta el abuso: un fragmento de Victor Hugo; pero es que, realmente, pocas descripciones más certeras de la sensación visual y maravilla estética que provoca contemplar de noche el Ayuntamiento y la Plaza:
“El Ayuntamiento es una joya, una fantasía soñada por un poeta y realizada por un arquitecto. Y la plaza que le rodea es un milagro”.

En otro orden, y ahondando en la verdadera personalidad de Bruselas; sí, todas las ciudades tienen como mínimo una doble vida, la oficial y la gamberra, la verdadera, diríamos ¿Cómo interpretar esta afición tan popular de mear en público que tienen? ¿A qué se debe que lo hagan gustosamente y que de un meón hayan echo un espectáculo? Existen muchas historias al respecto; pero todas ellas tienen un denominador común: mear lleva a la felicidad. Y una gente que acepta este tipo de pequeños placeres mundanos merece todos mis respetos.

Por otro lado, no deja de sorprenderme que se considerara un átomo como idea para una escultura; pero la verdad, es todo un acierto estético, y, además muy didáctico… Así todos podemos disfrutar de la estructura interna de un cristal de hierro, gracias a la ampliación 165 mil millones de veces que da como resultado la escultura, uno de los iconos de la ciudad.
Algo más clásica, la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, toda ella vertical, con sus dos torres afrancesadas, ubicada en un cruce de caminos, demostrando que no hace falta rosetón para lucir belleza eclesiástica. No dudes en entrar, porque sólo desde la nave podrás disfrutar de sus cromáticas vidrieras.
JARDINES

Dicen de Bruselas que es la capital más ecológica de Europa; no sé si será la más ecológica; pero sí la más verde, de echo también dicen que toca a 28 m2 de zona verde por habitante (y eso es casi la mitad de los metros cuadrados que tiene nuestro piso). Así que no podía irme de vuelta sin hacer uso de mis metros… No sabía a cuántos metros de verde le correspondía a una turista como yo; así que lo que hice fue empaparme de otoño al Laeken Park.



Si te gustó la entrada ¿Nos ayudas con el reto? PREMIOS BITÁCORAS 2012

ARTÍCULOS SIMILARES

5 COMENTARIOS

  1. que asco de blog… Tanta belleza y tanta poesia no son aptas para una deprimente mañana lluviosa en San NingúnLugar del Penedès. Podrías esmeraros un poco menos en lo de evocar y hacer que todos los sitios parezcan tan fantásticos?
    Muchas gracias.

Deja un Comentario