Visitar un clásico

Niagara

“En los mismos ríos entramos y no entramos pues somos y no somos”. Heráclito

Tras la ventanilla, desde Washingtonfluía el otoño americano en todas sus estampas y en todos sus colores amarillo, granate y marrón. Habíamos dormido poco, la noche en la ciudad cuando se juntan más de dos dedos de vodka es lo que tiene, se acaba tarde. Pero sólo nos interesaba una cosa: exprimir al máximo el viaje. Visitar las cataratas del Niagara era un objetivo irrenunciable. En aquel coche, entre bostezos   sólo había una formidable pretensión de Carpe Diem, de aprovechar el momento, de impedir que el tiempo escapara sin más. Por eso no importaba las pocas horas de sueño si el destino era la frontera con Canadá y ver desde el lado más fotogénico la catarata más famosa de la historia del cine.
Tras algo más de ocho horas de viaje, llegamos de noche a Niagara falls, en el lado oeste del río, fuera de temporada, la ciudad se presentó casi desierta, totalmente fronteriza. Lo agradecimos. Avanzamos por Victoria Center, en el distrito Clifton Hill, como por un pequeño Las Vegas, acompañados por centenares de luces y carteles luminosos, desamparados, en esa época y esas horas, de la compañía de visitantes.
Pero no habíamos venido a eso. No sólo a eso. Las cataratas eran, en ese momento, el único icono que nos interesaba. Así que dimos la espalda a Skylon Tower con su mirador pinchado en la punta a modo de nave espacial y todo su historial de famosos inquilinos, para acercarnos a la ribera y, por fin, ver las cataratas ¡Iluminadas!

 Tenía que amanecer, así que nos fuimos a dormir unas horas para estar puntuales, los amaneceres no esperan.

Allí estaba el sol, anaranjado, saliendo, flotando, tras la columna de espuma de agua que brota de la caída y del estruendo de los 52 metros de vacío por los que se precipita el río ¿Cómo fluye tanta agua para, a pesar de todo, permanecer igual? ¿Transcurre también el tiempo en nosotros para, al fin, permanecer iguales? Por suerte siempre tendremos el consuelo de Heráclito, aquel señor de la Antigua Grecia, conocido como el ‘oscuro’, por su afición a explicar la realidad mediante acertijos lingüísticos: “En los mismos ríos entramos y no entramos pues somos y no somos”. Somos y no somos; pero en aquel momento, éramos nosotros viendo las Cataratas del Niágara, que sí, que como dice la gente, y aquí damos fe a lo escuchado ya que no hemos podido ir aún, quizás las de Iguazú son mucho más espectaculares; pero las del Niágara estarán siempre asociadas a la bella frágil más famosa de la Historia, Marilyn.

 

Necesitábamos mojarnos, como en un especial bautismo, con el agua salpicada en tromba y encarar la fuerza de la naturaleza de frente. Parece, de entrada, una locura montarse en un barquito e  ir bajo una catarata ¿Suicidas turistas? Tal vez… Pero más locura si cabe es llegar y no montar en un Maid of the mist y lavarse las legañas con el agua del Niagara.

Niagara huele a clásico y a pasión.
Si te gustó la entrada ¿Nos ayudas con el reto? PREMIOS BITÁCORAS 2012

ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

0 0

4 COMENTARIOS

  1. Una historia muy chula! A mi me gustaron muchísimo las cataratas… aunque el pueblo de Niagara me decepcionó bastante… Eso sí, hay que ir, aunque sólo sea para ver esa maravilla de la naturaleza. Por cierto, os contaron que la erosión del río es tal que cada vez las cataratas retroceden más? Alucinante!

Deja un Comentario