El sedimento de los viajes

2 0

Utilizar Instagram para viajar

Cierras los ojos y ves instantáneas de lugares que pisaste, que viviste, que sentiste, amaste o odiaste. Cierras los ojos y te llegan como polaroids perpetuas, eternas. Es el sedimento de los viajes. Los recuerdos que te hacen vivir.


Cierras los ojos y tus neuronas se activan con fulgores vistos tiempo atrás.


Cierras los ojos y recuerdas en Instagram


Todos hablan de la aplicación estrella para compartir fotos con los amigos. Se ha hablado mucho de sus cualidades y de cómo sacarle partido, sobre todo en el mundo de los viajes y del turismo. No vamos a profundizar aquí sobre ello; que para eso ya existen muchos buenos blogs especializados.


Pero sí hablaremos de otro uso. El que hace revivir recuerdos. El blog ya tiene cuenta en Instagram y a partir de ahora será sus ojos, desde la cuenta podréis ver lo que vemos y cómo lo vemos (más importante si cabe que el qué, siempre el cómo). Pero además, pensad que recordamos. Con cada foto que subimos también vuelven los lugares y cobran vida nueva con la edición mediante filtros y con nuevos encuadres y los volvemos a vivir y disfrutar. No solo vivimos el presente, también el  pasado.


Así estas semanas de agosto hemos podido…

Volver a pasear por Londres


Vivir la verticalidad de Nueva York
Comprar especias en Dubai
Descansar en Nápoles
Comprar souvenirs en Roma
Coger un tranvía en Lisboa
Bañarnos en una playa de Cerdeña

ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

2 COMENTARIOS

  1. Aunque lo pregone la sabiduría popular, «una imagen vale más que mil palabras», yo prefiero estas últimas a las primeras. Supongo que por eso me gusta tanto vuestro blog.
    Instagramarse no sólo está de moda, es una buena metáfora de la instantaneidad del mundo en el que vivimos. A un genio de pluma hermosa y barroca le bastó con el sabor de una madalena con té para desatar todo ese delicioso entramado de de olores, sabores, colores, paisajes, estados de ánimo que conforman nuestros recuerdos.
    Cuando lo conseguimos, cuando reconstruimos ese momento casi como quien reconstruye una catedral (cómo diria el escritor), nos sentimos henchidos, satsifechos, en paz, dueños de un momento éfimero e irrepetible.
    Repetirlo hasta la saciedad y cuando lo deseemos, consumir esas imágenes demásiado rápido, puede terminar en convertirlas en andonido y superficial; y a nosotros en capitalistas consumistas de lo bello. La poesia se nos escapa entre los dedos.

    Por eso, y aunque quando veo vuestras fotos me entran ganas de haber estado allí con vosotros, gracias por compartir todo lo demás, por ir despacio, por darle a vuestros momentos el fuego lento y evocador que merecen, el de las palabras.

    nota: se que el post solo era para decir que ya teneis instagram,y que incluso eso lo tenéis que decir de una forma bonita, pero hoy me he levantado nostálgica.

  2. Gracias por el fantástico comentario!!! Nosotros también preferimos las palabras; las imágenes son necesarias para acabar de cocinar las entradas, para darles ese toque al sabor de lo cocinado que tienen todos los cocineros. Es digamos como el condimento secreto que acaba de acariciar los paladares cuando el plato está servido.
    ¡Qué gran asociación! Si Proust levantara la cabeza quizás tiraría la taza y tomaría su móvil para desde Instagram volcarse en el blog definitivo.
    Esperamos que nunca se nos escape la poesía de las manos. Y fíjate, antes dejaríamos que se nos escapara el blog a la poesía.
    Cierto, el post sólo era para anunciar la cuenta de Instagram y porque,cómo decirlo, agosto es un mes poco fructífero en publicaciones, y más cuando como nosotros estás castigado sin vacaciones… Pero como decías, el mundo de Internet es pura instantaneidad y hay que permanecer. Pero siempre, hay que guardar el estilo que poco a poco va madurando… Lo contrario sería defraudar a los pocos lectores que tenemos.
    Y por cierto, antes de volver a darte las gracias por el comentario, no sabes el mucho bien que nos hace, te invitamos a que pases por aquí cuando te levantes con la nostalgia. Por que sí, viajar también es vivir con nostalgia.
    Gracias!

Deja un Comentario