Sant Pere de Riudebitlles

1 0

O el lugar a donde van los calcetines desparejados

¿Nunca os habéis preguntado dónde van esos calcetines desparejados y algo díscolos que un buen día, después de la colada, descubres que ya no están?  Son esos calcetines que a modo de La Gran Evasión consiguen abandonar nuestro cajón, pero en este caso, ya nunca vuelven, ellos sí, a diferencia de los carismáticos presos militares de la película, consiguen escapar para no volver nunca más, dónde van saben cuidarles.

Pero ¿Dónde van? ¿A dónde escapan?

Pues lo averiguamos, por casualidad, que es como se descubren todas las cosas importantes de la vida,  el pasado fin de semana.

Hay un pequeño rincón rural en el Penedès, comarca catalana agradecida por sus viñas, que se ha convertido en el Hollywood de todos los calcetines fugados. Allí van, a Sant Pere de Riudebitlles, a convertirse en títeres (o mejor, en catalán, titelles). La máxima ambición de todo calcetín (también mejor en catalán, mitjó) artista y algo bohemio es convertirse en estrella de la farándula de los castellets, que así, y nada tiene que ver con los castellers también muy significativos de esta tierra, es como se conoce el teatro de las titelles.

Allí los descubrimos a todos, algunos habían conseguido dar forma profesional a su ambición y otros mantenían su candor amateur; pero, todos hacían las delicias, cosquillas entretenidas, a los espectadores, grandes y menos grandes o pequeños y menos pequeños. Nos brindaron entrada a la fantástica exposición sobre titelles que han montado en un antiguo molino de papel, Les Màquines del Ròmul,  donde las luces y las sombras juegan a mover los hilos de la vida entre pesadas máquinas antiguas de papel.

¿Lo mejor del descubrimiento?

Pues es que nos han invitado a pasarnos por allí el próximo fin de semana que, son las jornadas centrales de la Muestra  Mitjó.  A parte de recorrer  las calles del pueblo, podremos entrar en unos pocos patios de casas particulares donde tendrán lugar algunas representaciones, traspasaremos las interioridades privadas de las gentes de Sant Pere de Riudebitlles. Seguro que disfrutaremos de momentos especiales en los que más de un calcetín nos guiñará el ojo para que arranquemos a aplaudir como cuando eramos niños, que no nos importaba que las palmas de las manos se nos pusieran rojas como tomates maduros.


¿No os parece una iniciativa emocionante? A los que os sea imposible desplazaros, por motivos geográficos o de agenda ¿porqué no un «Me gusta» en su Facebook para poder seguirlos desde la distancia?

ARTÍCULOS SIMILARES

1 COMENTARIO

Deja un Comentario