Crucero por el Mediterráneo

Una hoja de ruta


Este fin de semana es el del TBMGredos, más de cien blogeros y periodistas hablando de lo que más nos gusta: viajar y escribir. En principio íbamos a asistir; pero al final nos hemos quedado en casa. Aunque no hay mal que por bien no venga y sarna con gusto no pica (siempre hay un refrán para enmarcar una idea). El motivo de la no asistencia es que hoy domingo partimos del puerto de Barcelona con Ibero Cruceros a darnos una vuelta por el Mediterráneo. Pero no se alarmen, no es que hayamos cambiado de gustos, ni eliminado la mochila por el lujo… Lo que sucede es que de vez en cuando el blog se puede permitir estos desmanes, como cuando nos fuimos de parador en parador por el camino de Santiago desde León, porque, en realidad, son premios por objetivo conseguidos de Cris (cosas de la profesión). Y, siguiendo con los refranes, a caballo regalado no le mires el dentado.

Así pues, se trata de una nueva experiencia del blog que podremos ir explicándoos en directo (suponemos que habrá wiffi de pago, claro): será algo así como una visita exprés a Italia y a Francia. Ya sabéis que las escalas de un crucero son de corta durada, de tiempo suficiente para ir de compras, pero para visitar, ya no decimos conocer,  pues no mucho. Además, esta sensación de acumularse los puertos es todo lo contrario a nuestros viajes mochileros, más lentos y contemplativos. 

Pero aún así saldremos a la mar con las ganas y la ilusión de siempre por disfrutar, aunque peguemos poco con el ambiente y aunque un catarro de última hora se obstine en acompañarnos.


EL ITINERARIO

Ver De crucero en un mapa más grande

Puerto de Marsella (Francia) Hora de llegada a las 13:00 y hora de salida a las 19:00

Se dice de Marsella que tiene 111 barrios. No vamos a comprobarlo; pero sí que pasearemos por algunos de los más representativos y, por supuesto, visitaremos Notre Dame de la Garde.

Porto Torres (Cerdeña) Hora de llegada a las 09:00 y hora de salida a las 15:00

Ya conocemos este puerto de nuestro viaje por la Isla, un Paraíso. Así que nos quedaremos relajados en el barco investigando qué se puede hacer además de dormir y de comer. Para los que no conozcan la Isla, lo mejor si la visitan en crucero es ir a Castelsardo o al Alghero.

Puerto de Nápoles (Italia)  Hora de llegada a las 12:30 y hora de salida a las 20:00

Cogeremos el tren en la Estación Circumvesuviana para ir por libre directos a visitar las Excavaciones de Pompeya. De vuelta, esperemos tener tiempo para, por lo menos, caminar por la Vía Toledo, visitar la Galería Humberto y sentar el culo en la Piazza Plebiscito.

Puerto de Civitavecchia(Italia) Hora de llegada a las 08:00 y hora de salida a las 19:00

Tocará madrugar para salir corriendo hacia Roma. Dudamos que en el crucero hayan suficientes Vespas para todos, así que nos contentaremos con ir en autobús ¡Y qué decir de Roma! Pues que no hay resumen bueno de ningún clásico de la literatura. Así que haremos buenamente lo que podamos: Pasear por las calles del Fórum y por el centro histórico, ver el Coliseo, lanzar una moneda en la Fontana de Trevi y contemplar la Piazza Navona.

Puerto de Livorno (Italia) Hora de llegada a las 08:00 y hora de salida a las 19:00

El segundo madrugón del crucero. Y esta vez hacia otro clásico: Florencia. Cruzar el Ponte Veccio y una visita rápida a la Galleria degli Uffizi, el Duomo y el Baptisterio también de obligado cumplimiento y pasear por el Barrio de la piazza della Signoria.

Puerto de Villefranche(Francia) Hora de llegada a las 08:00 y hora de salida a las 14:00


De vuelta a Barcelona aún nos pararán en este puerto de la Côte d’Azur. Se trata de uno  de esos pueblecitos encantadores con callejuelas limpias donde pasear. También podremos ver dos iglesias: la barroca Église Saint-Michel y la Chapelle Saint-Perre decorada por el polifacético Jean Cocteu (desconocíamos su faceta decoradora).

Y si el crucero no embarranca ni naufraga volveremos a estar en casa el día 13 a las 09:30 con miles de imágenes fugaces corriendo por nuestra mente.




LO QUE DIO DE SÍ EL VIAJE:


En Marsella estuvimos en Notre Dame de la Garde


No sabemos decidirnos si por Nápoles o Roma



ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

9 COMENTARIOS

  1. No, no, no disimules, hacer un crucero todavía, no deja de ser un lujo. Te estás acostumbrando a la buena vida….de lo cual, me alero. De momento yo ni catarlo…..estoy canino.
    Que lo paséis bien….y ya contaréis.
    Saludos

  2. Es un poco distinto al que hice yo el año pasado, pero varias de las escalas coinciden. Os gustará, pero acabaréis agotados al intentar exprimir las escalas al máximo, jeje. No es la mejor manera de conocer sitios, pero dejar la maleta el primer día y no volver a preocuparse de ella, el todo incluido, que te traten como a una reina…..no está nada mal, jeje. A disfrutar!

  3. Olvidaros de Nápoles y coger directamente un barco hasta la isla de Capri… todo un paraíso!!
    La verdad, un crucero como ese es muy «sacrificado» por lo de ir a toda prisa para conocer los máximos lugares en el menor tiempo posible… Al menos si uno hace las excursiones por su cuenta tiene más sensación de libertad, y más dinero en el bolsillo! je je

    Iberocruceros… siempre disfrutando 😉

  4. Aunque no hayais podido asistir al TBM de Gredos, una ocasión así no hay que desperdiciarla… Seguro que en alguna otra quedada nos conoceremos. Ahora a disfrutar de ese crucerito.
    Un saludo 😉

  5. La verdad es que un crucero gratis no se gana todos los días así que normal tu decisión aunque la próxima vez si no quieres perderte el TBM me ofrezco de voluntaria para ir yo, todo sea por la causa, jejejejeje. Disfrutar del crucero!!! 😉

Deja un Comentario