Londres: Escenas nocturnas

A veces los viajes no deberían seguir un orden cronológico, a veces, mejorarían si pudieran ser un salto tras salto de sensaciones y experiencias. Ni siquiera al narrarlos a la vuelta tendríamos que hacer caso a la línea cronológica ¿Es que no podemos vivir un viaje sólo de noche? ¿No es posible explicar un destino sólo por momentos temporales? ¿No puede tener un día cuatro amaneceres?


Nos cayó la noche y tan atareados andábamos visitando Londres que casi no vimos por dónde vino.

Por eso este post sólo va a vivir de noche… Una eterna noche londinense (como se suele decir, con nocturnidad y alevosía). Si Barcelona de noche es naranja y si París es violeta, Londres se antoja roja y apocalíptica, con su horizonte iluminado, con los nuevos inquilinos del sky line, protagonista el sorprendente rascacielos Shard,  y siempre presente Sant Paul, iluminada su cúpula de blanco, completando  el horizonte de modernidad que la envuelve, como en un futuro inventado y artístico de algún loco escritor de ciencia ficción.

Siempre Sant Paul
WESTMINSTER BRIDGE
Una ciudad que juega a cruzarse y descruzarse por entre puentes nunca puede ser aburrida. Los puedes cruzar desde una punta y después volver a la ribera contraria desde otro puente que desde la lejanía te brinda una perspectiva diferente de los pasos dados. Posiblemente uno de los puentes más fotográficos de la ciudad, con permiso del eterno Tower Bridge, sea éste, el Westminster Bridge. Desde él se puede iniciar un paseo por el Támesis y, desde él se puede fotografiar el Big Ben y la London Eye en encuadres muy lúdicos.

El ojo en la ranura 
Acrobacia
Descendiendo los escalones hacia la ribera nos espera un agradable paseo. A estas horas, además de turistas, muchos londinenses vuelven a casa del trabajo, por lo que la zona está muy animada. Puedes encontrar artistas callejeros, como el que te hace una fotografía montado en una moto de época o el que te hace una escenificación cinematográfica para gracia y deleite de los que observan. Puedes comprar golosinas para hacer más dulce el paseo y también acercarte a la zona de skates y ver los graffitis y a los patinadores haciendo piruetas. Todo ello además de las consolidadas atracciones turísticas del lugar: la London Eye o el Aquarium o los barquitos que te pasean por el Támesis.
Una perpendicular librera

La postal
PICADILLY CIRCUS
La mítica intersección de Londres pierde todo su encanto con la luz diurna y sólo durante la noche alcanza su máxima expresión con sus enormes letreros publicitarios que lanzan destellos de neón y vídeo a las aceras y coronan la profundidad de campo de cualquier cámara que se precie en inmortalizar tópicos viajeros.

Grupos de personas que esperan, como lugar de encuentro es perfecto, el rumor de la circulación de los taxis y de los autobuses más fotogénicos del mundo, las fachadas neoclásicas iluminadas con colores atrevidos. Toda una atracción callejera con su Eros de aluminio mostrando que la desnudez en un país tan frío y lluvioso no es un inconveniente, con Trocadero Center o con las galerías Burlington Arcade para perderse entre escaparates al refugio de la inclemencia nocturna o el mítico Criterion Theatre, con el eco centenario de tantos aplausos teatrales.


Pantallazo en Picadilly

Sólo autobús

COVENT GARDEN

El Mercado, icono arquitectónico de la ciudad, con ese estilo industrial de vigas y cimbras de hierro abovedadas, no cierra de noche. Se convierte en una popular plaza nocturna,  zona de paso hacia los pubs y restaurantes del distrito. Bajo el techo casi cincuentón siempre se encuentra animación de gente y música en directo o, incluso alguna representación de teatro, y puedes pasear mientras te deleitas viendo tu silueta borrosa reflejada en los escaparates de las tiendas chic, estas sí, con la noche, cerradas; pero mejor así, esquivando el turismo de compras y los tumultos de bolsas. De noche, es un buen lugar para descansar de la caminata del día y tomar una buena pinta y picotear algo, si es que el presupuesto te lo permite, y preparar la visita a los diferentes puntos de interés del barrio. El mercado siempre te recibe cálido con su iluminación entre amarilla y anaranjada que hace que la sensación térmica del frío se reduzca.

La luna
Paseando la noche

En primerísima fila
TOWER  BRIDGE
El levadizo puente con sus dos sólidas torres es todo un mirador a la nocturnidad del Támesis, a la voracidad moderna que le ha entrado a la ciudad con la llegada de los próximos Juegos Olímpicos. La ciudad no deja de coleccionar un gran número de edificaciones y proyectos urbanísticos que hacen del sky line todo un parque de atracciones, lleno de grúas enormes, estructuras de edificios por acabar o acabándose en pequeños detalles, pero, sobre todo, lleno de luces. Curioso,  el Tower Bridge, marco del Londres más antiguo, se ha convertido en un perfecto mirador para asombrarse con la modernidad del Rascacielos Shard, o bien, en la ribera sur, con el proyecto de Foster que albergará el nuevo Ayuntamiento.

Semáforo en rojo

La modernidad
SOHO
Si en Londres hay un barrio nocturno por antonomasia, rojo y caliente, animado y pintoresco, canalla como un verso de Sabina, ese no puede ser otro que el Soho londinense. Poco hay que decir de nuevo del pequeño China Town tan versado en adornos y ornamentos orientales o de los picantes y muy gráficos aparadores de los Sex shops, ni de la animación callejera y gentes pintorescas que aguardan desde una esquina la llegada de algo de aquella suerte que perdieron un día tras una botella de alcohol, ni de los cafés nocturnos, ni de los pubs, ni de la amplia oferta de restaurantes. Nada que decir de nuevo, más que al pasear por sus calles peatonales es posible sentir la vibración de un ambiente nocturno de neón y de bohemia trasnochada, algo gay y lleno de curiosidad por todo el que pasea por allí. Así que para disfrutar hay que vestirse de voyeur y participar con la mirada.

China en una calle
Atrevimiento con puerta abierta
Si te gustó la entrada ¿Nos ayudas con el reto? PREMIOS BITÁCORAS 2012

Si te ha interesado , quizás quieras leer también:

ARTÍCULOS SIMILARES

12 COMENTARIOS

  1. Efectivamente,el hechizo de muchos viajes es que no tienen una línea temporal -o programa establecido- si no que se transforman en un mogollón de sensaciones y de impresiones,de idas y venidas sin ton ni son y momentos difíciles de explicar porque, aparentemente,no tienen orden ni concierto… Pero la pasión y el interés siguen ahí,como en vuestros artículos sobre Londres… Y su falta una palabra (que no), ahí está una buena foto para completar la narración de vuestras andanzas!

  2. Tienes razón Unmundopara3… Londres es fantástica a todas horas, sólo hay que apreciarla con sus diferencias lumínicas. Gracias Madaboutravel, ya sabes, siempre intentamos jugar con el destino… Jejeje… Y Viajes de Primera, que nunca falte la pasión, ni las buenas palabras ni las buenas fotografías 🙂

    Gracias por pasaros por nuestro humilde blog!!

  3. Londres es una ciudad realmente fascinante. Genial post. Por razones personales nosotros añadiríamos el Este de Londres, Shoredicht y sus bares de copas, por ejemplo.. Un lugar menos conocido…
    Pero ya os decimos.. Tiene un punto más emocional en esta redacción.
    Gracias por el post, de verdad

  4. Muchas gracias, Viajes al pasado. Todo un honor vuestro comentario!! Quizás la entrada peca en escribir sobre lugares ya muy populares y conocidos por todos, por eso hemos querido resaltar una perspectiva singular.
    Y nuevamente, gracias por seguir nuestro blog! Nos leemos 🙂

  5. Me ha encantado la perspectiva “romántica” del viajar saltando de experiencia y emoción en experiencia y emoción… Me gusta mucho que hayáis escogido un momento único de Londres, como su noche, para contar vuestra experiencia a través de ese espacio de tiempo bajo la luz roja y “apocalíptica”… Londres está y estará siempre en mi corazón dado que viví allí muchos años y la he sentido muy mía, es una ciudad única que todo viajero debería conocer y vivir al menos una vez en la vida! Tiene tantos rincones que podríamos escribir miles de posts y no “cubrirlo todo”… es una ciudad fascinante! 🙂

  6. Interesante entrada dejando a un lado el orden cronológico, se agradece de vez en cuando, más de esta forma y con esta increíble ciudad. En mi última visita hace dos años, pasear por el barrio de Camden Town me pareció algo único.

    Un saludo.

  7. Londres tiene muchos momentos, pero su noche es tan especial que merecía un post. Muchas gracias sinmapa por tu comentario. Tienes razón, todo viajero debería visitar Londres, y descubrir sus rincones especiales, como Covent Garden, el Soho,etc., que siempre sorprenden al visitante!
    Gracias Davestraits, siempre intentamos darle una mirada diferente a las ciudades, y por supuesto Camdem Town es uno de esos lugares donde poder perderse paseando.

  8. Qué buena idea lo de describir la ciudad de Londres con aires nocturnos… ¡me encanta! La verdad es que como muy bien apuntas hay lugares que son más bonitos, o especiales, cuando cae el sol y las luces de los neones toman el relevo…

    Ahora todavía tengo más ganas de visitar Londres, sin duda una cita pendiente desde hace mucho tiempo.

  9. Hola Helena y Sonia! Sí… Además la fotografía nocturna puede llegar a ser muy interesante y, en cambio, nunca le dedicamos mucho tiempo. Casi todas las imágenes de viajes son durante el día. La luz artificial puede dar un extra a los lugares!
    Gracias por los comentarios!! 🙂

Deja un Comentario