Hay un lugar en París: Marché aux Puces

Hay un lugar en París donde perderse y dejar atrás los clichés consabidos.


Hay un lugar en París idóneo para pasear entre cachivaches, cacharros, trastos y otros chismes encantadores.


Hay un lugar en París perfecto para encontrar marcos, sillas y sillones, espejos, libros y mapas, fotos antiguas, cadenas y joyas clásicas, relojes y monedas que perdieron su curso.


Hay un lugar en París a donde viajar a finales del S. XIX, ahora que tan de moda puso los viajes al pasado en la ciudad Woody Allen, a donde acudir en búsqueda de inspiración, detalles y documentos para novelas y poemas.


Este lugar es el  Marché aux Puces de Saint-Ouen,el Mercado de las Pulgas.


El reloj dejó de dar la hora
En realidad, hoy en día, es una concentración de varios mercados diferentes, como el Marché Dauphine, Rue Rusiers  o el pionero Vernaison. Tuvo origen allá por el año 1880, cuando se decidió que los traperos y demás oficios del tipo no podían ejercerse dentro de las murallas, que no eran oficios apropiados para la ciudad, por lo que acabaron traspasándolas y asentándose en la periferia donde podían desenvolver sus actividades. Al poco tiempo, los parisinos iniciaron la costumbre de acudir al lugar. Y desde entoces hasta hoy en día. Y ya se sabe, los años dan la razón a los sucesos ¿no?


 Pero ¿A quién le puede importar el paso del tiempo?
Por eso, hay un lugar en París donde encontrar la poesía del crepúsculo de miles de objetos pasados.

Si te gustó la entrada ¿Nos ayudas con el reto? PREMIOS BITÁCORAS 2012


ARTÍCULOS SIMILARES

0 0

3 COMENTARIOS

Deja un Comentario