Diada de Sant Jordi en Barcelona

10 0

El 23 de abril del año 303 murió San Jorge (o eso dicen). El santo, que tiene el dudoso honor de haber matado a un dragón, especie que todos sabemos que está en peligro de extinción, está considerado como patrón de Cataluña, así como de Cáceres y Alcoy, y de países como Inglaterra o, incluso, Etiopia.

Así pues en Cataluña se celebra el día de Sant Jordi y de la rosa y del libro. Además, la Unesco declaró también el 23 de abril como el Día Internacional del Libro. Así que no podía ser de otro modo que el blog hoy se rindiera a la efeméride ¿O acaso no hemos dejado claro que nos encantan las leyendas, los libros, los viajes y el amor?

Lo cierto es que la Diada de Sant Jordi es una buena oportunidad para visitar Barcelona. La ciudad, a pesar de que no sea festivo, se llena de color, de gente, de libros, de amor y de rosas que son regaladas a todas las mujeres (y un libro para los hombres, la tradición es así de machista; pero en el blog nos regalamos rosas y libros sin distinción de sexo). Hay multitud de eventos culturales, presentaciones y firmas de libros (debe ser la jornada con más escritores y editores por centímetro cuadrado del año en la ciudad), en definitiva, acompañe o no el tiempo, es un día de celebración.

La mejor forma de tomarle el pulso a la Diada es recorriendo las calles de la ciudad, a la búsqueda de algunos dragones urbanitas. Iniciamos el recorrido por Passeig de Gràcia, desde arriba, junto a la Diagonal. Es un placer pasear por la avenida burguesa,  por entre libros y  vendedores de rosas, mientras se contemplan las fachadas de los arquitectos modernistas, el Passeig de Gràciase convirtió en la época en algo así como una competición arquitectónica, de Josep Puig i Cadalfach, de Lluís Doménech i Muntaner, de Enric Sagnier y de, claro, el ganador de la competición, el gran Antoni Gaudí. Si el viajero descubre durante el paseo el lomo de un dragón recortado en el cielo no debe caer en estado de pánico, sólo se trata de la cubierta de la Casa Batlló, que durante la Diada parece rendir tributo a aquel del que brotó la rosa que hoy es símbolo de la jornada.

Los pasos del Modernisme
Competición entre Casa Codina y Casa Milà (La Pedrera) 
Competición entre Casa Ametller y Casa Batlló

Uno de los dragones que escolta el paseo

 

Seguimos el recorrido hasta llegar a Plaça Catalunya, el corazón de la ciudad. Es momento de comenzar a armarse de paciencia y pericia, porque, al igual que si se tratara de una vena atacada de colesterol, la circulación, debido a la densidad de concentración de personas, comienza a hacerse lenta. Pero, en parte, esta es una de las gracias del día, notar la presencia de un pueblo que pasea celebrando un sentimiento y un gusto por la cultura y la belleza. En Plaça Catalunya siempre hay actividades programadas. Siéntese uno a tomar fuerzas para continuar el recorrido e iníciese una práctica: mirar cuántos tipos diferentes de rosas se pasean y qué libros son los que se están vendiendo más durante el día.

El libro y los libreros siempre presentes en Barcelona

Tanta gente, tanta Rambla
Continuamos por Les Rambles, dirección al puerto, siguiendo las olas características del pavimento. Sí de por sí, durante cualquier día del año, ya sea de día como de noche, están llenas de paseantes, de estatuas humanas, de turistas, de vendedores ambulantes y demás especímenes rambleros, podéis imaginar que en un día como el de Sant Jordi, todo ello, todo el ambiente típico, se multiplica por infinito (aunque no sabemos si la expresión matemática es aquí correcta). Tal día como hoy,  el tiempo necesario para llegar hasta el puerto  es cualquiera superior a 1 hora… Y a cualquier visitante le será prácticamente imposible distinguir la Font de Canaletes, que desaparece como un Guadiana entre el gentío,  o el mosaico que Miró le dedicó a Barcelona bajo tantos pies que buscan caminar sin pisarse entre ellos.
Sant Jordi y el Dragón en el Palau de la Generalitat
Otro Dragón en la Plaça de la Boquería

En la Diada siempre las rosas
A la altura de   Carrer de la Boqueria,  giramos a la izquierda para entrar al Barri del Gòtic, en el Distrito de Ciutat Vella, preciosa escenografía para la Diada por donde andar y perdernos saboreando los colores de las rosas y disfrutando de las estrechas calles que nos conducirán por sus plazas y pequeños rincones secretos, llenos de leyenda y mucha literatura. Podemos llegar al Carrer d’Avinyó, famoso por las señoritas de moral distraída que un día bohemio Picasso retrató iniciando su etapa Cubista. Y por él, hoy en día sin el alboroto libertino de 1900, iremos descendiendo hasta llegar al Passeig de Colom, giraremos hacia la derecha con el dedo más famoso de la ciudad en el horizonte, para poder contemplar el desembarque de Les Rambles en el Moll de la Fusta.
Les Rambles siempre llegan al Puerto
En definitiva un placer que hemos querido compartir con todos vosotros. Y como no podía ser menos, al final os regalamos el blog a modo de libro y estas fantásticas rosas:

Feliç Diada de Sant Jordi!!



Relatos de otros viajeros #postamigo

ARTÍCULOS SIMILARES

10 COMENTARIOS

  1. Buen post! Lástima que yo sólo pudiera disfrutar del día a partir de las 19h… Realmente, Sant Jordi es uno de los días más especiales del año y me alegro de que lo aprovecharais tanto!

    Un abrazo para los dos!

  2. COnc tu post me he dado cuenta de que ya han pasado muchos años de mi última vez en Barcelona y ya va siendo hora de que me vuelva a dejar por ahí, aunque no será en Sant Jordi. Me guardo tu paseo para repetirlo cuando vuelva a ir.
    Saludos

  3. Gracias por los comentarios! Sí, la Diada de Sant Jordi es un día muy especial para nosotros, y como ya sabéis en Barcelona se vive intensamente!Debería ser festivo para que todos pudiéramos celebrarlo paseando entre las paraditas de libros y de flores, y descubrir los dragones (que seguro que alguno se nos ha escapado jeje).

    M.C. Esperamos verte pronto por Barcelona!

    Saludos a todos y hasta el próximo encuentro!Que llegue pronto!
    Un abrazo

  4. Muy buen post, reflejo de una gran tradición en Catalunya, donde Barcelona se pone mas bonita de lo que es, justo para enamorar a todo el visitante, tanto como m ha enamorado a mi.
    También estoy desacuerdo con eso de cambiar esas tradiciones machistas, creo que hay que ir evolucionando, jejejeje.
    Saludos Chicos!!
    Octavio.-

Deja un Comentario