Martes y trece no es el día de san Antonio

0 0
Hoy, martes 13 de septiembre me he despertado con ese dicho popular acerca de casarse y embarcar : “martes 13, ni te cases ni te embarques”. Y no es que tenga planeado hacer ninguna de las dos actividades; pero ya se sabe… Más vale prevenir. Lo cierto es que, por una de esas extrañas relaciones mentales que en ocasiones surgen espontáneamente al levantarse uno de la cama, quizás porque el subconsciente aún ande cerca de la conciencia legañosa del despertador, he acabado pensando en Lisboa. Al tomar el café e ir logrando mayores capacidades cognitivas, he dado con la relación: Sant Antonio.

San Antonio, con fama de gran casamentero, es el patrón de la ciudad. Las lisboetas recurren a él con familiaridad y esperanza en busca de matrimonio y para que sea más efectivo utilizan algunas técnicas populares de coacción como es girar una imagen del Santo, de modo que permanezca boca abajo, con su santa sangre a la cabeza, hasta conseguir la boda. No menos efectiva es la técnica de lanzar monedas a la figura del santo, como la que se encuentra en Sé, cerca de la Alfama, mientras se piensa en la persona elegida. Es acertar justo en el libro que lleva la estatua y ¡premio! Se consigue la boda deseada
Y es en Junio cuando tienen lugar las bodas de San Antonio. Dieciséis novias en total que ven cumplido su sueño y desfilan entre lágrimas de emoción y vivas populares  hacia la entrada de la Catedral de la Alfama. 


ARTÍCULOS SIMILARES

2 0

5 0

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentario