CINQUE TERRE, DONDE HABITA EL ALMA DEL MEDITERRÁNEO I

5 0


Autor: Laia Monteagudo, amante del teatro, dibujante, escritora, fotógrafa y caminante de la vida.


Desde que leyó a Gerald Durrel, con 15 años, soñó con ir a Corfú. No se si ha vuelto a leer unas descripciones tan evocadores sobre el mediterráneo, tan llenas de luz y de olores como las de“Mi familia y otros animales”. Quizá algún eco en las frases de Serrat… No se siquiera si pensaba en eso tumbada felizmente en una de las rocas de la calita de Vernazza  .

Hay viajes que cambian la historia, otros la culminan. Llegaron allí después de un año de tardes de domingo viendo desfilar el sol en las paredes de una pequeña habitación de París. Desde la cama, entre las sábanas revueltas, con Django Reinhard como banda sonora y “dolce fare niente” como lema. Pasando los días amando la poesía de la ciudad, maravillándose de la magia que les rodeaba, buscando sus almas a través de sus cuerpos.
Quizá sí pensaba en todo eso mientras contemplaba el mosaico de colores de las casitas, aferradas a la roca, unas encima de las otras, luchando por ver el fondo de esas aguas azules y transparentes. Olía a pino, a risa, a chapuzón. A helado cremoso, a turista y a señor sentado en un balcón viéndolo pasar todo sin darse cuenta. 

ARTÍCULOS SIMILARES

5 COMENTARIOS

Deja un Comentario