PARÍS CON NIEVE V (FINAL)

0 0

Durante el camino a la Torre Eiffel comenzó a sonar, como si fuéramos protagonistas de un musical, Save It Pretty Mamma. El ambiente se llenó de piano, batería y saxo; perfecto para

dirigirnos a Champ de Mars por unas calles en las que nadie sabía ya por dónde caminar. Sólo nos faltaba cantar y bailar, pero el frío y la nieve no lo aconsejaban, ni tampoco el ridículoal que nos podíamos enfrentar, así que nos contentamos con aparentar el paso firme y seguro de unos grandes viajeros y dejar las coreografías y otras veleidades artísticas para las películas.
Cortázar nos guiñaba el ojo animándonos a seguir con la rayuela nevada de las aceras blancas, y, por fin, en el último salto a la pata coja, a lo lejos, allí estoica, entre las nubes bajas, apareció una desdibujada Torre Eiffel, desdibujada porque el contorno férreo de la torre había desaparecido bajo la capa de nieve. Nos quedamos mudos, con los ojos expectantes de un niño que está descubriendo el mundo, con la emoción de desenvolver un regalo, de saber que París, nevada, era un gran regalo que estábamos disfrutando.
Al día siguiente, dejó de nevar, aunque aún persistían los retrasos en el aeropuerto, al que nos encaminamos sin estar seguros de poder despegar; pero, como no, la perfección y el ritmo del viaje, sí, todo viaje tiene un ritmo interno que escuchar, nuestro vuelo, de entre muchos, consiguió salir sin retraso siquiera. La cuestión es que en España no nevaba y los aeropuertos funcionaban perfectos como siempre, así que con el tiempo justo de realizar una fotografía al cartel de retrasos que se presentaba, embarcamos hacia Barcelona.
Y fin…

ARTÍCULOS SIMILARES

9 0

10 0

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentario