Los tranvías de Lisboa

Los tranvías de Lisboa no son sólo un medio de transporte, son todo un espectáculo, una verdadera belleza andante que nos lleva a otra época. Sin duda, los tranvías son uno de los imprescindibles que ver en Lisboa.

Los tranvías de Lisboa son un espectáculo

Los tranvías de Lisboa son un espectáculo

Los tranvías de Lisboa llenan de belleza la ciudad

Esa mañana los viajeros despertaron después de una larga noche en Barrio Alto. El día amaneció soleado, con esa luz de verano atlántico de colores vivos y sombras reducidas. En la mesa del desayuno pensaron en un juego con el que pasar la mañana.
¿Y si vamos a la caza de un tranvía?
¿Cazar un tranvía? ¿Te has vuelto loco?
Jajajaja ¡No! Vamos a fotografiarlo, será nuestro safari especial. 
Los viajeros salieron a la calle preparados para afrontar cualquier calamidad durante su safari: agua, un buen sombrero, gafas de sol y cámara fotográfica templada y con el objetivo bien calibrado. Lisboa está llena de tranvías, son uno de los iconos de la ciudad y alguno, como el número 28, es muy famoso y mencionado en todas las guías de viaje. Así que la dificultad no estaba en encontrarlos tanto como buscar el encuadre, el lugar perfecto y la magia de una perspectiva cautivadora para fotografiar los tranvías de Lisboa.
La búsqueda de los tranvías de Lisboa comienza con la marcha tras el rastro de rieles marcados en el pavimento y catenarias en el horizonte comenzó desde la Avenida Liberdade, bajando tras los pasos del fantasma de un famoso cazador de desesperanzas, cuyo nombre, Fernando Pessoa, era referencia inigualable para los viajeros. Se internaron hacia Barrio Alto, en el lado opuesto de la Alfama, donde los tranvías eran buscados por otros viajeros. Y entonces, al rato, apareció el lugar perfecto. Un paso doble de raíles ascendentes y descendentes, justo en una pequeña cuesta adoquinada, saliendo de una suave curva, con un entramado de catenarias recortando el cielo.
Buscaron un espacio donde parapetarse, no era cuestión de estorbar el traqueteo anciano de los tranvías, sobre las escalinatas de la Igreja Dos Italianos. Agazapados, a pleno sol, esperando, de todos es sabido que la frecuencia de paso no es gran cosa, el tiempo pasó lento, entre conversaciones y deseos viajeros para visitar Portugal. Y de pronto… Allí estaban, haciendo acto de presencia, como majestuosos elefantes mitológicos, los tranvías de Lisboa.

 

 

ARTÍCULOS SIMILARES

10 COMENTARIOS

  1. Hola

    Me llamo Alejandra y soy administradora de un directorio web/blog y me ha gustado mucho su sitio.

    Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, a cambio solo pido un pequeño enlace a mi página de películas, ¿Qué le parece la idea?

    Mi correo es: ale.villar@hotmail.com

    Un beso! y SueRte con su BloG!
    Alejandra Villar

  2. Una manera muy divertida de ver Lisboa y de plantear un viaje.A veces es bueno emplear una mañana cazando tranvías o mirando al infinito de un paisaje nuevo.Las fotos, muy chulas! A nosotros, Lisboa nos suena a tranvía,nos sabe a bacalao y pasteis do Belem y nos huele a mar y a aventura porque los portugueses han sido grandes exploradores!

  3. Muy buena publicación! Enhorabuena chicos una entrada muy interesante. Yo he estado 3 veces en Lisboa por distintos motivos y puedo decir que es una gran ciudad que con pocos dias y un buen calzado no te pierdes ni un detalle! Un viaje 100% recomendado! buena página . Saludos!

  4. Que bueno”! que ganas de tranvias, acá en BA solo quedan-por suerte y gracia de amantes del tranvia- un par de coches que los fines de semana nos llevana pasear por caballito.

    felicitaciones por el blog, ya estoy suscrito.

Deja un Comentario